¿Qué es Filosofía? (Textos de Aristóteles y Heidegger)

Os propongo dos textos (extractos) de filósofos muy distantes y, sin embargo, muy cercanos, el griego Aristóteles, del siglo IV a.c, y el alemán Heidegger, del siglo XX. Intentad extraer las ideas de cada texto y dad vuestra opinión:

Todos los hombres tienen naturalmente el deseo de saber. El placer que nos causan las percepciones de nuestros sentidos es una prueba de esta verdad. Nos agradan por sí mismas, independientemente de su utilidad, sobre todo las de la vista. (…)

No sin razón el primero que inventó un arte cualquiera, por encima de las nociones vulgares de los sentidos, fue admirado por los hombres, no sólo a causa de la utilidad de sus descubrimientos, sino a causa de su ciencia, porque era superior a las demás. Y entre las ciencias aquella a la que se busca por sí misma, sólo por ansia de saber, es más filosófica que la que se estudia por sus resultados. (…)

Conocer y saber con el solo objeto de saber y conocer, tal es por excelencia el carácter de la ciencia de lo más científico que hay. Lo más científico que existe lo constituyen los principios y las causas: por su medio conocemos las demás cosas, y no conocemos aquellos por las demás cosas. Porque la ciencia soberana, a la que toda otra está subordinada, es aquella que conoce el por qué debe hacerse cada cosa. (…)

Así como llamamos hombre libre al que se pertenece a sí mismo y no tiene dueño, de igual forma esta ciencia es la única entre todas las ciencias que puede llevar el nombre de libre. Sólo ella depende de sí misma. (Extractos del libro primero de Metafísica de Aristóteles)

¿Por qué es en general el ente y no más bien la nada? Tal es la pregunta. Quizá no se trate, en modo alguno, de una interrogación cualquiera. “¿Por qué es en general el ente y no más bien la nada?” –he aquí cómo se manifiesta la primera de todas las preguntas. Por supuesto, no lo es en el orden de la sucesión temporal de las interrogaciones. Y, sin embargo… todos alguna vez, o, quizá, hasta con frecuencia, hemos sido rozados por su oculto poder, sin entender con precisión lo que nos ocurría. Emerge, por ejemplo, con motivo de alguna gran desesperación, cuando las cosas pierden todo su peso y se oscurece cualquier sentido. Con todo, es la primera en otro sentido, a saber, según la dignidad:

Es la pregunta que llega más lejos. No se detiene ante ningún ente, cualquiera sea su especie. Los abarca a todos, y no sólo al que ahora está materialmente allí.

No sólo es la pregunta más extensa, sino también la más profunda. ¿Por qué es en general el ente? ¿Por qué?, es decir, ¿cuál es su fundamento? ¿De qué fundamento viene el ente? Por tratarse del ente la pregunta no interroga a esto o aquello, la pregunta busca el fundamento del ente en cuanto ente. Buscar el fundamento significa profundizar.

En tanto la más extensa y la más profunda es, finalmente, la pregunta más originaria. En ella nos mantenemos lejísimos de todo ente en particular y en singular, o sea, en cuanto es este o aquel ente. Lo pensamos en su Totalidad, pero sin preferencia particular alguna. Sólo un ente se apremia de extraña manera y reiteradamente frente a tal pregunta: el hombre que la plantea.

Esta pregunta es incomparable con respecto a cualquier otra. En la búsqueda tropieza con su propio por-qué. La pregunta “¿Por qué el Por-qué?” parece superficial. Pero la interrogación sólo surgirá cuando sacrifiquemos esta apariencia.

Filosofar consiste en preguntar por lo extraordinario. Puesto que esta pregunta provoca un rebote sobre él mismo, no sólo es extraordinario aquello que se pregunta, sino el preguntar mismo. El mismo Nietzsche dijo: “La filosofía… es la libre vida entre el hielo de las altas montañas”. Filosofar, podemos decir ahora, es el extra-ordinario preguntar por lo extra-ordinario. (Heidegger, Introducción a la Metafísica, capítulo 1, extractos)

Fuente: faculty.georgetown.edu
Fuente: faculty.georgetown.edu

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain



en Twitter


en Facebook


en Google+

Juan Antonio Negrete

Juan Antonio Negrete

Filósofo, filomúsico, filopoeta, profesor de filosofía. No creo en la educación del Esfuerzo y la Excelencia, ni en la moral de la Culpa y la Pena.

Mis artículos - Web

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario