La explícita cultura (post)soviética

8 de diciembre de 1991. Los dirigentes de los distintos países de la URSS (menos Gorvachov, por supuesto) se reúnen para firmar el Tratado de Belavezha dando así origen a la Comunidad de Estados Independientes y poniendo fin a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (o Unión Soviética). Este acontecimiento llevó a la independización de numerosos Estados antaño soviéticos y a una crisis económica de mayores proporciones que la del 29. Sin embargo, la rotura de las ataduras soviéticas desembocó en una explosión cultural desproporcionada. En esta, todo tipo de artistas se apresuraron a jugar como niños con lo que fue “la fruta prohibida” durante 89 años consecutivos: sexo, drogas, violencia, sexualidad… Y esto es solo una pequeña parte de toda la temática que, como si de un huracán se tratase, fue abordada por un colectivo oprimido por la censura política.

Sin embargo, sería erróneo decir que hasta la disolución de la Unión Soviética no se permitieron escenas explícitas en el cine (Man with a Movie Camera (1929), Earth (1930) o Queen of the Gypsies (1975) son ejemplos de ello). Estas excepciones fueron creciendo en número a lo largo que pasaban los años, llegando al clímax con la implantación de la Ley sobre Cooperativas en 1988, que sería el precedente de toda la expresión y libertad cultural de la época. Ejemplos de estos experimentos culturares se pueden encontrar a montones.

maxresdefault
Escena de Faina. Fuente: www.youtube.com

En el ámbito musical, destacaron varias bandas musicales tales como Na na, Malchishnik o t.A.T.u. (aunque esta última ya es posterior).

En el caso de Na na, fue fundada en 1989 por Barry Alibasov y escaló como una de las boybands más famosas de Rusia en los años 90. Destacó principalmente su videoclip Faina. En este vídeo musical se narra la historia de un hombre que descubre a su mujer siéndole infiel. Sin embargo, toda la línea argumental del videoclip es fácilmente eclipsada con los bailes y las escenas increíblemente eróticas para la época, que hacen alusión a una orgía antigua. Este fue considerado como el primer videoclip erótico y, si quieren mi opinión, el que más.

En cuanto a Malchishnik, simplemente cabe destacar que fue definido literalmente como grupo de rap sexual y que canciones como su Sex bez pereriva (Sexo sin parar) adquirieron una fama bastante importante. Finalmente, y entrando en un grupo femenino, destaca t.A.T.u. Entre sus canciones más populares está All the Things She said. En el videoclip de esta canción aparecen las dos componentes del grupo vestidas en uniforme de colegiala besándose. Esta fue una idea sonsacada por el productor después de ver un vídeo pornográfico de similar temática. Resulta extremadamente curioso cómo este grupo, que se valió a lo largo de su recorrido de la temática lésbica para publicitarse, fuera en su momento el representante de un país que hoy en día tiene al colectivo homosexual oprimido por ley.

Por otro lado, y entrando en el cine, nos encontramos con que este se convierte en un arte bastante castigado por el colapso de la URSS. Es importante recordar que antaño el arte era financiado por el Estado, lo que ocasionó una grave crisis sobre todo en los panorama literario, periodístico y cinematográfico una vez esta financiación fue eliminada. Como consecuencia, muchos periódicos fueron cerrados y muchas empresas de cine también. Sin embargo, este fue un momento estrella para las producciones subvencionadas privadas y, cómo no, las independientes, quienes pudieron aprovechar la repentina desaparición de la competencia para así poder llegar a  la sociedad.

Esta es la razón por la cual no es difícil encontrar de esta época películas de mala calidad de imagen, más bien de tipo amateur que perfectamente podrían haber sido grabadas en la casa de cualquiera de los actores. Sin embargo, estas son pequeñas joyas del cine progresista ya que representan la época rebelde de los exploradores artísticos. Ejemplos de esto son películas como Merry Christmas in Paris! or The Gang of Lesbians, Zirneklis o Day of Love.

Merry Christmas in Paris! or The Gang of Lesbians fue rodada en el 1991 y dirigida por Olga Zhukova. En ella se narra la historia de cuatro jóvenes que engañan a hombres ricos prometiéndoles alcohol y sexo para después ahogarles y robarles. Además, todo esto lo hacen bajo el cuidado de un guardaespaldas que les brinda protección a cambio de poder observar sus orgías lésbicas. La finalidad de tanta molestia por parte de las jóvenes es poder conseguir el dinero suficiente para costearse un viaje a París.

vlcsnap-6475376
Escena de Zirneklis. Fuente: www.cinemacula.blogspot.com

Zirneklis, rodada en Lituania en 1991 y dirigida por Vasili Mass, es una película de terror que narra la historia de Vita, una chica que posa para un pintor como modelo de la Virgen María. Sin embargo, a medida que pasa la película, la chica empieza a tener sueños en los que el pintor se convierte en araña y mantiene relaciones sexuales con ella. Esta es una película que habla de la línea entre el bien y el mal, aunque lo explícito no puede faltar tampoco.

Finalmente, hablaremos de Day of Love. Esta película fue rodada en 1990 y narra la historia de venganza de la familia de una chica tras haber sido violada por un violador en serie. Esta (la violación) se produce irónicamente en lo que el hombre denominaría Day of Love (o Día del amor), que sería el 14 de febrero. La venganza se toma gracias a una película de Stallone, que es utilizada por la familia de la chica como modelo para empalar y quemar vivo al ofensor.

En conclusión, es increíble presenciar cómo los cambios políticos pueden influir de una manera tan grande en la sociedad. En este caso, la represión expresiva artística en la Unión Soviética solo llevó a la liberación desmesurada tras su colapso. Definitivamente, el arte soviético, si bien es difícil de acceder por medios convencionales como internet, tiene un encanto escondido que merece la pena desentrañar.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Valentina Lorenzo

Valentina Lorenzo

Estudiante universitaria y música a tiempo parcial. Entusiasta y coleccionista de lo absurdo.

Mis artículos

Deja un comentario