Canaletto y Venecia

No podemos pensar en Venecia sin que el nombre de Canaletto venga a nuestra mente, ambos nombres son inseparables. Canaletto, cuyo nombre real era Giovanni Antonio Canal (1697-1768), ganará su fama gracias a su ciudad natal Venecia. Su interés por la pintura nace temprano y muy próximo a él, ya que su padre, Bernardo Canal, también era pintor (pintaba escenografías para teatro). Canaletto comienza a trabajar con él, pero pronto deja esas escenas para pintar vistas de Venecia, tras un viaje en 1719 a Roma en donde toma influencia de Marco Ricci (1676-1730) y Giovanni Pannini (1691-1765). Recibe sus primeros encargos del príncipe de Liechtenstein.

Obra de Marco Ricci. Fuente: fp.reverso.net

Obra de Giovanni Pannini. Fuente: www.kunstkopie.de

Este tipo de pintura se denomina Vedutismo (nombre procedente del italiano veduta, que significa “vista”). Fue un género pictórico propio del Settecento italiano (siglo XVIII) cultivado sobre todo en Venecia y cuyo tema era el paisaje, en concreto las vistas urbanas, con una cuidada perspectiva, un estilo cartográfico, tratadas con un delicado perfeccionismo y con todo lujo de detalles. Representaban los canales, los monumentos y los lugares más típicos y destacados de la urbe. Normalmente eran cuadros de pequeño tamaño realizados con la idea de convertirse en recuerdos para los visitantes de la ciudad (algo así como una postal) y que acabaría teniendo tanto éxito que se extendería por toda Europa, donde fue un género muy imitado.

Ese detallismo tan exacto se conseguía a través de la cámara oscura. Instrumento existente en Europa desde hacía 500 años, pero que no se consideró muy importante hasta que los artistas descubren la perspectiva monofocal y comienzaron a utilizarla. Era un artilugio sencillo, una caja cerrada en la que se abría un agujero por el que entraba un mínimo de luz y por el que se proyectaba a la pared opuesta una fiel imagen del exterior, con el único inconveniente de que se trataba de una imagen invertida (algo que se corregía mediante el uso de lentes y espejos en su interior) para posteriormente calcarse. Así, se conseguía una perspectiva exacta de la vista. Realmente el empleo de este método no se puede demostrar, pero por las características de los cuadros y apuntes podemos afirmar con casi total seguridad que así era.

Dibujos realizados con cámara oscura por Canaletto. Fuente: cofeestereo.blogspot.com

Cuadro resultante de esos bocetos. Fuente: cofeestereo.blogspot.com

A pesar de ser ultra conocido por sus vistas de Venecia, Canaletto vivió también una época inglesa de 10 años (de 1746 a 1756). Su relación con Inglaterra viene dada por el cónsul inglés en Venecia, Joseph Smith, quien será su mejor mecenas y cliente, y gracias al que ganó fama y clientela entre los ingleses, que se aficionaron a sus pinturas. Se traslada a Inglaterra un poco por culpa de la Guerra de Sucesión de Austria que provoca que la mayoría de sus clientes (que eran ingleses) dejen de visitar Venecia. Allí pinta vistas de Londres y otras ciudades inglesas.

El Támesis desde la terraza de la casa de Somerset, mirando hacia St. Paul. Fuente: visualelsewhere.wordpress.com

El panorama veneciano no era tan magnífico como se veía. La realidad se ocultaba bajo una fachada festiva y de apariencia jovial, pero verdaderamente Venecia estaba sumida en una grandísima desigualdad social y muchísima pobreza. Hasta 1797 fue la capital de la República de Venecia, conocida como La Serenissima, durante el siglo XVI se vivió un declive político y territorial que quedó eclipsado por el excelente desarrollo artístico y que acabaría siendo vencida por Napoleón.

Por aquel entonces las continuas fiestas y supuesta alegría vividas en sus innumerables teatros, cafés, casas de juegos y burdeles hacían que la ciudad fuera visitadas por un extenso número de turistas, que se convirtieron en la mejor clientela artística de Venecia. Estas contradicciones fueron percibidas por el filósofo francés Montesquieu que en una visita a la ciudad pronunció “mis ojos disfrutan mucho con Venecia, mi corazón y mi espíritu no”.

La parte alta del Gran Canal con S. Simeone Piccolo. Fuente: http://www.wga.hu/

Venecia: Santa María della Salute. Fuente: visualelsewhere.files.wordpress.com

Fue de los pocos de sus compañeros venecianos de la época que retrataba la ciudad y se les conocería como vedutistas. El primero en hacerlo había sido Joseph Heintz en el siglo XVII y más tarde en el XVIII lo harán Caspar Van Wittel (1652-1736), Luca Carlevarijs (1663-1730), Bernardo Bellotto (1721-1780), Francesco Guardi (1712-1793) y Johan Richter (1665-1745). Todos ellos estaban interesados en plasmar la Venecia más turística, con el Gran Canal, la plaza de San Marcos, la Piazzetta, las grandes fiestas, entradas de embajadores, las góndolas doradas… para que de esta manera sus clientes se llevaran un recuerdo majestuoso y espléndido.

Pero en un principio, Canaletto no sólo se interesó por este tipo de lugares y sucesos, sino que eran otro tipo de lugares y sucesos bien distintos los que llamaban su atención, como eran las zonas que los turistas no visitaban, áreas más pobres y de trabajo, tratando de dar una visión cotidiana de la ciudad. Siempre sus obras tratadas con un excelente detallismo y destacando la perfección en la arquitectura.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Andrea Rodríguez López

Andrea Rodríguez López

Amante del arte, especialmente del dibujo y pintura. Graduada en Bellas Artes, convirtiendo mi pasión en mi profesión.

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterFacebook

Deja un comentario