La cumbre escarlata. Un paraíso romántico sin amor

Un placer visual sin igual

Hoy nos centramos en una de las obras que han colmado las carteleras de este país estas últimas semanas, La cumbre escarlata (2015). La película cuenta con grandes atractivos previos, de los cuales destacaría la dirección de Guillermo del Toro. El popular y magnífico director de cine mexicano que ha sido capaz de crear obras Mimic (1997), Hellboy (2004) o El laberinto del fauno (2006) hoy nos propone una ambiciosa obra de terror romántico, un romanticismo clásico o gótico dentro de un escenario visualmente muy interesante. El protagonismo de Tom Hiddleston es otro elemento a tener en cuenta para apostar por La cumbre escarlata. Aunque la última película que vimos de él, High Rise (2015), fue un error garrafal por mi parte, el actor inglés sigue teniendo la credibilidad suficiente para seguir apostando por él.

El argumento gira entorno a una joven de una familia adinerada. La presencia de un atractivo y enigmático hombre y una tragedia familiar conducen a la chica a emprender una aventura amorosa llena de misterios y de difícil salida.

Muchas veces las características que se intuyen en una película antes de verla son simples anécdotas, dado que la obra toma otro rumbo. En esta ocasión la película es lo que se intuye, una gran obra de romanticismo clásico visual. Sin pecar de exageración, La cumbre escarlata tiene uno de los mejores trabajos artísticos que he visto en la gran pantalla. Hablar solo de belleza visual en este obra es quedarse muy corto. Cada vestido, cada plano, cada paisaje o cada color que se ve en la obra de Guillermo del Toro desprende una belleza romántica fascinante. La obra es una maravilla para la vista, pero no se queda ahí el trabajo de detrás de las cámaras.

Cada detalle que se muestra en escena recalca aún más el magnífico trabajo del equipo de la obra y eso se ve acentuado cuando la obra vira hacía el género de terror. En esta ocasión es un terror más literario que cinematográfico, dado que el ambiente que se crea es precioso dentro del contexto de la obra, pero no muy efectivo dentro del género. Realmente aunque el ambiente no sea el idóneo dentro del género de terror más convencional, el trabajo en este aspecto sigue siendo admirable. Cada fantasma o aparición reluce aún más el apartado técnico de la obra, convirtiendo la obra de Guillermo del Toro en una obra realmente fantástica.

No es oro todo lo que reluce

Fuente: http://burdo.co/2015/05/nuevos-trailers-de-la-cumbre-escarlata-la-cinta-de-terror-de-guillermo-del-toro-y-tom-hiddleston/
Fuente: http://burdo.co/2015/05/nuevos-trailers-de-la-cumbre-escarlata-la-cinta-de-terror-de-guillermo-del-toro-y-tom-hiddleston/

No es oro todo lo que reluce dice un buen dicho popular. La cumbre escarlata reluce, pero en sus entrañas no es oro lo que encontramos. Si en algún sitio flojea la obra es en un punto clave de toda película, en el guión. La historia que se cuenta no está a la altura de lo que muestra la película. Joven adinerada se enamora de un misterioso hombre en busca de recursos económicos, muerte de la única familia que le queda, matrimonio y traslado a la mansión del misterioso marido para terminar con un complot para asesinarla y quedarse con sus pertenencias terrenales. Dejando de banda su fantástica ejecución, el guión es flojo.

Siguiendo la misma estela, la velocidad de la trama es contraproducente. La obra tiene una duración de prácticamente dos horas, las cuales no se hacen largas en ningún momento, todo lo contrario. La relación amorosa en su presentación se ve muy precipitada, poco trabajada, al igual que la relación matrimonial entre ambos. No se desprende química entre Tom Hiddleston y Mia Wasikowska y ni el guión ni su trabajo ayudan a mejorarla. Es curioso, pero me faltó mayor desarrollo en uno de los ejes argumentales de la obra, una obra lo suficientemente larga para ello. En sentido contrario tenemos la relación fraternal entre Lady Lucille y Sir Thomas, con una relación realmente bien cuajada y que fluye en la parte final de forma fantástica, en gran medida gracias al papel de Jessica Chastain.

El trabajo del reparto es sorprendente, tanto en lo bueno como en lo malo. La obra está protagonizada por Tom Hiddleston como Sir Thomas, Jessica Chastain como Lady Lucille y Mia Wasikowska como Edith Cushing. La obra se intuía que estaría capitaneada por un gran trabajo de Hiddleston, pero nuevamente no fue el caso. Como se dio en High Rise, Tom Hiddleston muestra una entereza y belleza física envidiable, con unos trajes que solo ensalzan su físico y su mal aprovechado carisma. El actor forma parte del apartado visual de la obra más que del apartado interpretativo. No desprende ni el misterio, ni la maldad, ni la bondad necesaria. Sin hacer un mal trabajo, la obra exigía mucho más de él y no parece que el actor británico responda. La otra protagonista de la obra, la joven actriz australiana Mia Wasikwoska, mejora un poco el trabajo del actor británico. Sabe cuajar bien el miedo y la desesperación en la obra, pero no se erige como un pilar de la misma. No estamos ante una gran interpretación de Mia, aunque sí podríamos decir que se muestra más expresiva que su compañero.

Fuente: http://www.nfkino.no/kristiansand/
Fuente: http://www.nfkino.no/kristiansand/

Y aquí viene la sorpresa, Jessica Chastain. La actriz norteamericana que vimos protagonizar La noche más oscura (2012) entre muchas otras obras llena el vacío interpretativo que dejan los otros dos actores. Jessica interpreta a Lady Lucille Sharpe, hermana de Sir Thomas Sharpe, un personaje enamorado y perverso o perversamente enamorado. La actriz estadounidense sí sabe explotar su papel a la perfección, dejándonos una interpretación a la altura del conjunto de la obra.

En resumen, estamos ante una obra de arte en el sentido amplio del apartado estético, con un meticuloso trabajo en todos los entresijos de la película, tanto a nivel de vestuario, como fotografía o montaje. Jessica Chastain llena el apartado interpretativo en una obra con un guión flojo y con un Tom Hiddleston y una Mia Wasikowska sin luz ni química.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Ramón Ruestes Faire

Ramón Ruestes Faire

Crítico de cine y series. Torres de Segre, Lleida, Catalunya, España

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterFacebook

Deja un comentario