Ley electoral española (Ley D’Hondt): Así es como funciona

España está cambiando, eso no lo puede negar nadie. Parece que el bipartidismo está tocando a su fin, pero en el aire se respira indignación. ¿Por qué el PP necesita 58.600 votos para un escaño y por el contrario IU necesita 461.000? A continuación trataré de aclarar cómo es exactamente la ley electoral que está en boca de todos, la famosa Ley D´Hondt.

Lo primero es decir que cada provincia tiene X escaños asignados, esto se hace con el fin de que todas las provincias tengan representación en el Congreso, cosa bastante lógica puesto que si (por ejemplo) todos los diputados fueran de Madrid, está claro que se preocuparían más por la capital y dejarían de lado a provincias más pequeñas.

Aquí os dejo una imagen que dice cuantos diputados tiene cada provincia:

elec

Una vez aclarado esto, pondré un ejemplo sobre cómo se reparten los votos dentro de esos escaños y porqué esta Ley electoral perjudica a los partidos menos votados.

Pongamos el caso de una provincia con 8 escaños posibles, 5 partidos y 1.152.000 votantes.

-El partido A tiene 28.800 mil votantes

-El partido B tiene 123.000 mil votantes

-El partido C tiene 99.600 mil votantes

-El partido D tiene 500.000 mil votantes

-El partido E tiene 400.600 mil votantes

Primero, eliminamos al partido A, puesto que tiene menos de un 3% de votos. Nos quedamos así:

-El partido B tiene 123.000 mil votantes

-El partido C tiene 99.600 mil votantes

-El partido D tiene 500.000 mil votantes

-El partido E tiene 400.600 mil votantes

A partir de ahora, asignaremos el escaño al partido que más votos tenga. Una vez ese partido se queda un escaño, se divide su número de votantes inicial entre la cantidad de escaños que tiene +1.

Asignamos el primer escaño entonces al partido D, puesto que es el que más escaños tiene. Nos quedaríamos así:

-El partido B tiene 123.000 mil votantes

-El partido C tiene 99.600 mil votantes

-El partido D tiene ahora 250.000 mil votantes y un escaño puesto que su número de escaños actual es 1 y se divide número inicial votantes/número escaños+1

-El partido E tiene 400.600 mil votantes

El siguiente escaño sería para el partido E, puesto que es el que más votantes tiene actualmente, se nos quedaría así:

-El partido B tiene 123.000 mil votantes

-El partido C tiene 99.600 mil votantes

-El partido D tiene ahora 250.000 mil votantes y un escaño

-El partido E tiene ahora 200.300 mil votantes y un escaño. Hemos dividido entre 2 como anteriormente con el partido D

El tercer escaño sería para el partido D de nuevo, puesto que es el que más votantes tiene. Ahora se dividiría su número inicial de votantes entre 3 y nos quedaríamos así:

-El partido B tiene 123.000 mil votantes

-El partido C tiene 99.600 mil votantes

-El partido D tiene ahora 166.666 mil votantes y dos escaños

-El partido E tiene ahora 200.300 mil votantes y un escaño

Repetimos el proceso hasta 8 veces (el número de escaños de este ejemplo), y se nos queda al final:

-El partido B se quedaría con 61.500 votantes y 1 diputado

-El partido C con 99.600 y ningún diputado

-El partido D con 100.000 y con 4 diputados

-El partido E con 100.150 y con 3 diputados

¿Veis lo que le ha pasado al partido C? Esto podría ser un ejemplo de lo que le ha pasado a IU. Si sumamos el total de votos que tienen en toda España son 923.105, pero están repartidos por todo el territorio, por lo que apenas han conseguido 2 diputados porque en las provincias su cantidad de votos era demasiado pequeña comparada con otros partidos, por lo que esta ley les ha desfavorecido. Por otra parte, partidos como ERC-CATSI (Esquerra Republicana de Catalunya y la plataforma Catalunya Sí)  sí que se han visto favorecidos con esta ley puesto que con apenas 599.289 votos han conseguido 9 diputados porque todos sus votos se han dado en Cataluña, por lo que han conseguido en la comunidad autónoma de Cataluña un 15.98 % de los votos, pero fuera de Cataluña han sacado un 0% de votos.

Lo que nos planteamos ahora es… ¿es esto justo? Evidentemente no, pero encontrar una solución no es tan sencillo, hay que encontrar el equilibrio entre conseguir que cada provincia esté representada pero sin que haya esta discriminación hacia los partidos menos votados en dichas provincias.

Aclarar que la Ley D´Hondt es solo el cálculo que se utiliza para repartir los escaños, la Ley electoral es la Ley de circunscripción territorial, y es precisamente esto último (o mas bien la combinación entre la Ley D´Hondt y la Ley de circunscripción territorial), lo que desfavorece a los partidos políticos menos votados por provincia.

Así quedaría con la ley de circunscripción única (es decir, si cada voto contara igual):

j122
Fuente: http://www.elconfidencial.com

¿Y tú que opinas? ¿Cómo crees que se podría solucionar?

Síguenos en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Carmen C.Boronat

Carmen C.Boronat

Estudiante del Grado en diseño y desarrollo de videojuegos en la universidad Jaume I de Castellón. Polivalente, fotógrafa freelance, vegetariana, pintora, amante del saber y de aprender cosas nuevas.

Mis artículos

Deja un comentario