Clara Bilbao y cómo crear un gran diseño de vestuario para la película ‘Nadie quiere la noche’

¿Qué sería de los premios Goya sin los maravillosos estilismos de alfombra roja? Pero, en realidad, ¿cuál es el papel de la moda en el mundo del cine sino crear un diseño de vestuario que te haga vivir cada película a flor de piel? ¡Hablemos pues de los premios a esta candidatura!

En primer lugar, y como no podía ser de otra manera, destacamos a Clara Bilbao, diseñadora en Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet, y premiada con el Goya 2016 por mejor diseño de vestuario. Merecidísimo premio ya que tuvo que documentarse mucho para poder vestir a los personajes de esta película en la que se mezclaba el mundo occidental con la cultura de los inuits. Para ello se crearon trajes muy pesados, para poder así soportar el frío, con pieles de cordero, ciervo y reno. Bilbao confesó que vestir a una actriz como Juliette Binoche era pan comido y aseguró que había sido un trabajo duro pero que merecía la pena. Este filme además refleja la transformación de la vestimenta de una mujer con poder y mucha clase, incluso con altanería, que a lo largo de la historia tiene que cambiar sus coloridos y majestuosos vestidos por un abrigo de astracán y sombreros de pelo, maravillosos por otro lado.

Ese abominable traje rojo protagonista de las primeras escenas donde todavía la actriz conserva su estética americana. Rojo, el color por antonomasia del poder y la elegancia, de los personajes protagonistas y de los vestidos de las escenas importantes. Sin embargo, ¿qué ocurre a lo largo de la película? Las prendas se vuelven de unos tonos grises, negros y cenizas representando la miseria, la enfermedad y el frío. Un gran trabajo realizado por esta diseñadora que también es propietaria de la empresa Un burro de cine. La ganadora del Goya también fue galardonada en 2011 con este mismo premio por la película Blackthorn, de Mateo Gil, así que no es de extrañar que sigamos disfrutando de sus proyectos en el cine mucho más tiempo.

Fuente: www.rtve.es

Mi gran noche (Álex de la Iglesia) y Goya Paola Torres deslumbraron con su vestuario discotequero, fiestero y del todo chocante. Quizás uno de los puntos que más ha llamado la atención haya sido la variedad de estilismos que podemos ver en solo 100 minutos y la caracterización festiva de estos. ¡Toda una fiesta de trajes!

Fuente: www.adicine.com

Palmeras en la nieve (Fernando Gonzáles Molina) ha sido otra de las películas nominadas a estos premios, con Loles García Galeán como diseñadora de vestuario. Su trabajo, ambientado en los años 50 en Occidente y Nueva Guinea, crea una irresistible mezcla de culturas con trajes y estilismos de ensueño. Un vestuario muy cuidado y lleno de referencias que bien podía haber sido el ganador del Goya.

Fuente: www.decine21.com

La parte más realista de estos premios llegó de la mano de Fernando García y la película Un día perfecto (Fernando León de Aranoa). El vestuario de esta producción contó con estilismos del día a día, totalmente normales, quizás una de las facetas más difíciles en el trabajo de un diseñador de vestuario ya que requiere mucha destreza el no ser monótono en las propuestas. Ambientada en la Guerra de Yugoslavia, esta película contó con un vestuario totalmente acertado para el género bélico, sin caer en clichés.

Fuente: www.abc.es

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Clara Alegría

Clara Alegría

Como dijo el diseñador Giorgio Armani, "La moda es la mejor herramienta para ayudarnos a soñar". ¿Os apetece introduciros en este mundo? Mi nombre es Clara, vengo de Tudela y soy una joven periodista de moda. Conoce mi blog: "Entre Bastidores" http://claraalegria.blogspot.com.es/

Mis artículos - Web

Sígueme en:
TwitterFacebook

Deja un comentario