Conversación entre arquitectura contemporánea y tradicional. Ayuntamiento de Madarcos

Creo haberlo escrito en alguna entrada anterior, pero tengo una memoria pésima así que, por si acaso, lo repito. Soy madrileño, pero ante todo, serrano. Y no por nacimiento, pero desde los once años hasta mi etapa universitaria viví en la Sierra de Madrid y, desde que tengo uso de razón, fui un dominguero más. No se nos escapaba ni un fin de semana, así lloviera, nevara o tronara. Sabía que tanto mi pueblo, Buitrago del Lozoya, como el resto de la zona, es un ejemplo tanto de arquitectura medieval defensiva como de rural tradicional, pero lo que no sabía es que también tenemos nuestros referentes en arquitectura puntera. Y esto lo descubrí cuando, hace unos cinco o seis años, comencé a trabajar en el ayuntamiento de Madarcos.

Os pongo en situación. Madarcos es el pueblo más pequeño en cuanto al número de sus habitantes de la Comunidad de Madrid, con un total de 53 vecinos censados en 2013 según la wikipedia. Esta cifra representa el renacer de esta localidad (sí, flipadlo) porque, a principios del siglo XXI, Madarcos contaba con la alarmante cifra de 27 vecinos. Pues bien, en medio de este comienzo de recuperación demográfica, Madarcos, junto al resto de ayuntamientos de la sierra, pone en marcha el proyecto C.A.P.I., que pretendía acercar internet a todos los vecinos de la zona de manera gratuita, habilitando una serie de puestos de acceso que, en el caso de Madarcos, gestionaba yo los fines de semana. Y esos puestos de acceso se ubicaban normalmente en los ayuntamientos de cada localidad, y con esto llegamos ya al meollo del tema.

Plano

El ayuntamiento de Madarcos es un edificio o, mejor dicho, dos edificios muy modernos, pero que se integran perfectamente en la arquitectura vernácula, sin llamar la atención de manera estridente, y con  los materiales que se han usado en la zona desde que el mundo es mundo. Sus arquitectos son Arroyo Pemjean, y ésta fue su primera obra, recién salidos de la facultad.

Plantas y sección

Consiguieron el encargo del trabajo por un concurso. Según han contado ellos mismos en alguna entrevista, presentaron dos propuestas diferentes para dos pueblos diferentes, una para Madarcos y otra para el ayuntamiento de Garganta de los Montes. Como ellos decían, el de Garganta se lo curraron, realizaron un montón de maquetas, planos y demás, mientras que el de Madarcos fue de última hora, literal. Comenzaron los croquis el día anterior a las seis de la tarde, y lo fueron rematando de camino a la presentación.

GrietaEl ayuntamiento propiamente ocupa uno sólo de los dos volúmenes, siendo el otro una sala escalonada polivalente. Esa sala ha servido de teatro, punto de reuniones vecinales, cine de verano, sala de conciertos, sala de votaciones para las elecciones e incluso de iglesia en el período en la que la del pueblo estaba en obras. En este caso, el adjetivo “polivalente” se queda casi corto. Es un espacio tremendamente simple, completamente libre salvo por un muro que oculta los pocos servicios que ofrece la sala, que son un almacén para mobiliario, un pequeño aseo y un despacho con lucernario. La luz natural siempre es introducida de manera indirecta por unos lucernarios ubicados en la cubierta, que difuminan los rayos del sol para que penetren de manera que esa luz rebote en las paredes interiores blancas. En las esquinas que forman estas paredes blancas con las de piedra, colocaron unos estrechos ventanales de apenas un palmo (medida muy precisa para referirnos a cualquier cosa de la arquitectura) de ancho, que introduce la luz para articular estos dos paramentos y evitar las posibles humedades que tuviera el muro de piedra. Una de las mayores peculiaridades de este edificio es que se abre, literalmente, a la plaza de la iglesia con una puerta enorme de acero cortén de guillotina que introduce la plaza en el edificio y saca el edificio a la plaza, creando una conversación entre ambos muy útil. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo unas cuantas.

Interior sala polivalente

El otro volumen, el que ocupa el ayuntamiento como tal, también es polivalente, ya que también hace las funciones de clínica. En este edificio también es de una simpleza brillante. Su esquema, sus circulaciones, todo es fácil e intuitivo. Sus espacios interiores se vuelcan visualmente hacia el patio, y esta idea se refuerza en la continuidad de los suelos de granito y en el empotramiento de las carpinterías en los paramentos. Todo está abierto, no hay secretos en el interior, cosa que se agradece dado como están las cosas en España. El despacho del alcalde está completamente abierto al resto del edificio con su pared de cristal y la puerta, también de cristal, creo que sólo la vi una vez cerrada en todo el tiempo que estuve allí trabajando.

Interior ayuntamiento-clinica

A la fachada contraria al patio, la de entrada a los dos edificios, se crea una pequeña plaza que sirve de conector entre los dos edificios, que en un principio iba a estar techada, pero que, finalmente, quedó al aire libre. Tanto esa fachada del ayuntamiento como las del resto del de la sala polivalente son muros de gneis típica de la sierra norte, en la que aparecen pocos huecos abiertos al exterior, a la manera serrana. Según han declarado los arquitectos, una de sus mayores inspiraciones para el proyecto fueron los gallineros y la tapia corral, tan comunes en la zona.

La zona de la sierra norte, de la cual recomiendo encarecidamente su visita, que no decepciona nunca, es cierto que es una zona deprimida arquitectónicamente, salvando ciertos ejemplos como el alcázar y las murallas de Buitrago o el Monasterio del Paular en Rascafría, las dos joyas de la corona de la zona. Pero por mucha joyas que sean, no dejan de ser ejemplos de arquitecturas pasadas. Construcciones como éstas dan una vuelta de tuerca genial a una arquitectura monótona y poco interesante, que únicamente sirve a un propósito práctico, sin permitir deleitarte con ella. Es un punto novedoso y un soplo de aire fresco que, aunque parezca paradójico por las temperaturas tan bajas a las que se vive allí, es muy necesario.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Nano Fernández

Nano Fernández

Un día estudié arquitectura y me enamoró. Por desgracia, no me pasa lo mismo con el inglés. Blogger entusiasta, aunque vaguete. Expatriado a tiempo completo.

Mis artículos - Web

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario