Escuderías inmortales: McLaren-Honda

Si nos preguntan sobre algún piloto o equipo que haya marcado un antes y un después en la Fórmula 1, es imprescindible mencionar a McLaren-Honda, uno de los binomios más destacados en la historia de este deporte, por no decir el más importante. Parte de la historia la escribieron ellos, y su legado ha quedado grabado en la mente colectiva de los aficionados de las cuatro ruedas. Por algo será.

Un mito que comenzó a forjarse en 1988, cuando la escudería McLaren y la motorista Honda firmaron una alianza que pasó a los anales de la historia por las gestas que lograron juntos, y que a día de hoy todavía se recuerdan casi con nostalgia. Porque fueron los buenos tiempos, la época en la que la Fórmula 1 atrajo a una gran masa de apasionados, cuando el deporte era puramente competición, riesgo y adrenalina.

Para su debut en 1988, los anglo-japoneses se fijaron en una de las jóvenes perlas de la parrilla, Ayrton Senna, hoy un ídolo para muchos pese a su repentino adiós hace más de 20 años en el trágico Gran Premio de Imola, una carrera que jamás debió disputarse. El brasileño compartiría box con el por aquel entonces bicampeón Alain Prost. Ambos formaron una pareja memorable, una rivalidad que sería recordada como una de las más álgidas en la historia de la Fórmula 1.

Para aquella temporada, los chicos de McLaren-Honda contarían con el increíble potencial del motor Honda V6 Turbo y un diseño completamente innovador que cambió la concepción de los ingenieros sobre la Fórmula 1 de la época. Sí, el diseñador Steve Nichols creó una de las mayores obras de arte sobre cuatro ruedas jamás vista, el MP4/4, también conocido como el monoplaza más dominante de todos los tiempos.

McLaren-Honda
Ayrton Senna a bordo de su mítico MP4/4. Fuente: aclassblog.wordpress.com

La combinación piloto-máquina fue terriblemente asombrosa, no había nada mejor en el paddock. En aquel año, Senna y Prost gobernaron sin oposición, se gustaron y se dejaron gustar. Lo tenían abosolutamente todo para dominar, y vaya si lo hicieron. De las 16 carreras que se disputaron, los de Woking triunfaron en 15 ocasiones, al igual que también cosecharon 15 poles. Un porcentaje del 93’75% de victorias, el más alto registrado hasta nuestros días. Solo se les escapó la prueba italiana disputada en el circuito de Monza, que fue a parar a manos del piloto de Ferrari, Gerhard Berger.

El campeonato se lo llevó Ayrton Senna con 8 triunfos por las 7 victorias de su compañero Prost, quien tan solo se quedó a 3 puntos del astro brasileño. Pero ahí no queda la cosa, y es que McLaren-Honda, constructora vencedora en el 88, sacó una diferencia abismal de más de 130 puntos a la segunda marca clasificada, en este caso Ferrari, casi triplicando los 65 puntos obtenidos por los de Maranello.

Aplastantes las cifras del conjunto McLaren-Honda, por algo se dice que no ha habido otro dominador tan grande como ellos en la historia, aunque en estos últimos tiempos equipos como Ferrari, Red Bull o Mercedes hayan intentado batir sus récords sin demasiado éxito. Sin duda, 1988 fue un año para el recuerdo, aunque todavía quedaban bastantes más alegrías.

1989 fue otra gran temporada para la escudería británica y el apoyo incontestable de los japoneses de Honda. Su reinado no fue tan apabullante como el de la campaña anterior, aunque siguieron siendo los más rápidos de forma incontestable. Un final de temporada marcado por la creciente tensión entre Prost y Senna que se consumó en el histórico Gran Premio de Japón en el que gran parte del campeonato estaba en juego.

En plena disputa por la primera posición, Ayrton asomó la cabeza en la chicane de Suzuka tras una meritoria remontada, pero Prost no cedió ni un centímetro de espacio. El contacto entre ambos MP4/5 supuso la retirada del piloto francés y la continuidad de la figura brasileña, aunque más tarde se decidió su descalificación de la prueba. El título mundial correspondía pues a Alain Prost.

McLaren-Honda
Suzuka 1989, un duelo para el recuerdo entre Prost y Senna. Fuente: frenomotor.com

Y con el tercer campeonato recién incluido en su palmarés, el profesor encontró el momento oportuno para abandonar la escudería que tanto le había dado para aliarse con el enemigo, Ferrari. Berger, quien casualmente le arrebató a McLaren-Honda la única victoria que les faltaba en la vitrina de trofeos de 1988, suplió la baja de Prost, convirtiéndose así en el nuevo compañero de Senna.

El piloto brasileño tuvo la oportunidad de vengarse de lo ocurrido un año atrás en tierras niponas, y precisamente fue en Suzuka donde obtendría su segundo título mundial en detrimento de Prost gracias a una maniobra que provocó la salida de pista de ambas leyendas.

1991 sería la temporada en la que McLaren-Honda cosecharía su último campeonato de constructores. Y es que al año siguiente, el imperio anglo-japonés puso fin a su dominio debido a la llegada de Williams y su fantástico motor Renault, alianza que destronó a la mítica escudería de Woking.

En 1992 Honda diría adiós a una magnífica relación de cinco temporadas que se pueden resumir en 4 campeonatos de pilotos, 4 de constructores y 44 victorias. Tras la marcha de los japoneses llegó la alianza con Mercedes-Benz que dio fruto a 19 años de relación y 1 Mundial por equipos, esto sumado a los dos títulos individuales logrados por Mika Häkkinen en 1998 y 1999 respectivamente.

Llegaron serios cambios estructurales en Woking. Los campeonatos no llegaban, cuando de pronto la ilusión se hizo un hueco en el entorno de McLaren de nuevo. Y es que Honda confirmó su regreso a la Fórmula 1 otra vez junto al equipo británico para 2015 con el objetivo de volver a la senda de la gloria de nuevo en un deporte tan complicado como este.

El proyecto requería el caché de un piloto puntero, por lo que llamaron a Fernando Alonso, quien en más de una ocasión ha dejado claro que creció viendo a su ídolo Ayrton Senna triunfar a bordo de un McLaren-Honda rojo y blanco, y que por ello su decisión fue retornar a la que fue su casa en aquel turbio 2007.

Sin embargo, las cosas no han empezado bien para la segunda etapa de McLaren-Honda en la Fórmula 1. La complicada tecnología actual del Gran Circo ha sido un quebradero de cabeza para los nipones, cuya unidad de potencia no ha demostrado estar a la altura del chasis de los británicos hasta el momento. Pero todavía les quedan margen a los chicos de Honda, pues un proyecto a largo plazo requiere un tiempo determinado. Y si están en la Fórmula 1 no es para quedar segundos, terceros o cuartos; están para ganar.

Les está costando arrancar, sí, es más que una evidencia. Pero su pasado glorioso demuestra que son capaces de hacer una máquina ganadora e incluso dominante. Porque nadie olvida esos años de gloria que hicieron vibrar a millones de aficionados y que forma parte de la historia de los grandes triunfadores de la Fórmula 1. Ojalá pronto la historia les coloque en el lugar que les corresponde. Y es que, como dirían ellos: Believe in McLaren.

Síguenos en @RADMotor y toda la información deportiva en @RADDeportes@RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Albert David Wojtaszczyk

Albert David Wojtaszczyk

Autocrítico. Formulero de nacimiento. Soy de los que nunca se cansan de observar los cochecitos de colores dando vueltas. En ocasiones escribo.

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterYouTube

COMENTARIOS

Deja un comentario