“El humor no explica la vida, pero la hace soportable”

Luis Piedrahita es un hombre que, sin saber por qué, con sabia ingenuidad y cierta temeridad ha conseguido ser uno de los monologuistas más reconocidos de nuestro país. Y, sin dejar de lado sus otras etapas artísticas como guionista y mago, presenta en Eibar su obra ¿Por qué los mayores construyen columpios encima de un charco?

Hace unos meses estuviste en Argentina y diste una definición sobre el ‘paseo inspiracional’ en una entrevista. Dijiste exactamente: “uno va recogiendo ideas, costumbres y comportamientos únicos y genuinos del lugar”. ¿Has tenido la ocasión de hacerlo en el País Vasco?

En el País Vasco sí, pero no en Eibar. No he tenido tiempo de recoger ningún comportamiento o costumbre. Pero, sin embargo, no me gusta que sean concretos del lugar. Es muy poco eficaz recoger para una obra humorística, que tiene una inspiración más global, una cosa que solo sucedan en un lugar. Lo que se busca en ese ‘paseo inspiracional’ son generalidades que a todos sucedan y que parezcan únicas. Encontrar cosas que a todos nos pasen pero que creemos que solo nos pasan a nosotros. Eso es muy mágico.

Buscas un humor universal.

Esa es la aspiración, pero eso es lo más difícil que hay. El humor viaja mal y envejece muy mal. Tú ves a los grandes humoristas de hace veinte años y piensas: ¿esto cómo podría tener gracia? Salvo algunos genios como Gila, cuyo humor aún sigue vivo. El humor viajar, ha viajado. Cualquiera de los humoristas que ha estado trabajando en EE.UU. o Italia aquí no nos haría ninguna gracia salvo Woody Allen, los hermanos Marx… De vez en cuando surge algo que es universal. Pero son perlitas, perlitas contadas. Es lo que hay que intentar hacer, pero es muy difícil.

Tú has viajado mucho también.

Sí. La verdad que he funcionado bien, pero  yo siempre me he preocupado de hacer un humor que hable de la condición humana, que no sea el chiste del famoso del momento o del político de turno… porque eso está muy bien y la gente reirá y lo festejará mucho, pero caduca.

¿Por eso te centras en circunstancias más peculiares?

Efectivamente, los objetos van cambiando, pero la mezquindad no. Es decir, el negarse a reconocer que al mando se le han gastado las pilas, eso va a estar siempre. Puede que un día sea con el mando, otro día será con que se ha gastado el desodorante de barra, y no lo quieres reconocer, y sigues rascándome las axilas con el plastiquito. Esa mezquindad humana va a estar siempre. Yo lo que busco es, a través del pequeño objeto una excusa para contar eso.

Hace unas semanas hemos visto a tu compañero Dani Rovira recogiendo un Goya. ¿Te has planteado ser actor?

Respuesta (Audio).

Tu último libro se titula A mí este siglo se me está haciendo largo. ¿En qué sentido?

El siglo XXI es muchísimo mejor que el siglo XX. Los avances científicos son brutales, internet, la neurociencia, la medicina… Las guerras provocan menos muertos que nunca, el hambre es menor que en el siglo pasado… Pero, ¿qué pasa? que en algún sitio late la sensación de que esta siendo una mierda. ¿Por qué? Porque sigue estando dentro de nosotros lo que podía ser y no es. El siglo es mejor que el anterior pero podía ser mejor y no lo es.

El humor llena los teatros hoy en día. ¿Crees que necesitamos más que nunca el humor?

No, la gente necesita reír siempre. Si dijera que porque sea tiempo de crisis la gente necesita reír más, yo estaría diciendo que la gente debería reír menos cuando las cosas van bien y no es así. La gente debería reír igual siempre. Dicen: “es que en tiempos de crisis…”. Siempre es tiempo de crisis. Yo no conozco otra cosa que la crisis. Cuando no es la crisis del petróleo, es la de los misiles, cuando no es la económica, la de la burbuja inmobiliaria y, cuando no es la crisis inmobiliaria, es la crisis de los cuarenta… Es perpetua crisis y el humor la hace llevadera. El humor no explica la vida, pero la hace soportable.

Síguenos en @RADSpain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Marta Romero Salgado

Marta Romero Salgado

Desde bien pequeña me dedicaba a escribir pequeños poemas a mi familia y, poco a poco, el destino ha querido que yo siga escribiendo. En estos momentos, estudio Periodismo en la Universidad del País Vasco y he dejado de ver a la escritura como mera diversión. Ahora creo que sirve para abrir los ojos y ver la realidad, no para cerrarlos y seguir soñando.

Mis artículos - Web

Sígueme en:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTube

COMENTARIOS

Deja un comentario