Confesiones de una adicta a las compras

Así es, no puedo negarlo, ¡me encanta la moda! Ya sea en forma de zapatos, vestidos o revistas de esta temática, me confirmo consumista en exceso. Y aquí estoy segura de que más de uno y de una se sienten identificados y totalmente de acuerdo cuando digo que ¡todos queremos más! Pues bien, ahí está el problema queridos: no sabemos decir no a nada. Y me explico. Día a día, segundo a segundo, recibimos pequeños mensajes subliminales que nos incitan a comprar, comprar y comprar. Sin parar. En fin, sabemos que trabajamos muy duro durante todo el año y que nos lo merecemos, pero ¿no creéis que en cuestión de ropa estamos más que pasados de tuerca?

Seguro que muchos de vosotros habéis deseado que llegase el domingo para echar un vistazo a las webs de moda o el sábado por la mañana para salir de compras sin descanso. Algunos incluso recibimos el 7 de enero con nervios pre-rebajas a las 12 de la noche. Y mil ejemplos más que confirman lo dicho: ¡ir de compras nos vuelve locos! Así que aquí llega mi turno, para daros unas claves básicas y que comencemos a comprar con cabeza en el verano de 2016.

  • A todos nos gustaría tener el armario de Carrie en Sexo en Nueva York, pero ya sea por espacio, escaso presupuesto o una simple conciencia de la realidad, sabemos que eso no es posible. Por eso, debemos prescindir de aquello que no vayamos a amortizar haciendo una pequeña reflexión cada vez que vayamos a pasar la tarjeta por caja.

  • Deberíamos seguir una línea clara en nuestro armario y que todo lo que tengamos coincida con nuestra personalidad. Incluso algunos expertos aseguran que si toda nuestra ropa mantuviese los mismos tonos y pudiéramos combinar absolutamente todo, nos iría mejor. Quizás sea demasiado exagerado porque, ¿a quién no le gusta sorprender de vez en cuando con un vestido en color amarillo por ejemplo? Pero si hacemos caso de nuestro propio estilo en vez de a las tendencias podremos llevar a la práctica, en cierto modo, la anterior teoría.

  • Enamorarse es fácil y caer en la tentación va después, pero debemos ser fuertes. Os aseguro que cada día me enamoro de 5 cosas de media pero debemos tener control. Una buena ayuda es abrir el armario y pensar nuevas combinaciones para la ropa que ya tenemos. Será como ir de compras pero sin gastar.

  • Todo sería mejor si fuéramos un poco más exigentes con lo que adquirimos. Y no me refiero a ir siempre a la última ni a lograr comprar el vestido más agotado de la temporada. Hablo de intentar comprar calidad y prendas hechas de manera sostenible, lo cual supone un gasto mayor. Esto nos lleva a poder comprar menos cantidad de ropa, es decir, a acumular menos trapos en el trastero. Pero, a su vez, todo nos durará mucho más y podremos valorar el trabajo de la industria textil. ¡Todos salimos ganando!

  • Os aseguro que es mucho más interesante y productivo estar al día de las propuestas de genios de la moda o simplemente interesarnos por este mundo como un hobbie y no como un gasto sin control. Leer historias de diseñadores, ver desfiles (ahora que internet nos lo permite), ser testigo de exposiciones sobre esta temática o inspirarse con gestos cotidianos es a lo que deberíamos sacar jugo. ¿Os apuntáis al plan?

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Clara Alegría

Clara Alegría

Como dijo el diseñador Giorgio Armani, "La moda es la mejor herramienta para ayudarnos a soñar". ¿Os apetece introduciros en este mundo? Mi nombre es Clara, vengo de Tudela y soy una joven periodista de moda. Conoce mi blog: "Entre Bastidores" http://claraalegria.blogspot.com.es/

Mis artículos - Web

Sígueme en:
TwitterFacebook

Deja un comentario