Inside

Sin duda alguna estamos ante uno de los juegos indies del año. Se trata de Inside, el nuevo juego que mezcla acción y aventura desarrollado por PlayDead que salió a mercado el 29 de junio de la mano de Microsoft, que como ya es costumbre desde hace unos años, trabaja codo con codo con las desarrolladoras más pequeñas (indies). Por ello Microsoft tiene la exclusividad del juego y sólo podremos disfrutar de él en la Xbox One y PC.

PlayDead ha reflejado muy bien el espíritu de Limbo (su anterior entrega): el minimalismo, la sencillez profunda. Una característica que le hizo triunfar en el mercado. En Inside todas las acciones se hacen con un stick para movernos y dos botones para saltar e interactuar con el escenario, esta sencillez en el control sumado a lo intuitivo que es el videojuego hace que la experiencia sea fácil tanto para un jugador frecuente de videojuegos como para alguien que coge un mando por primera vez.

A lo largo del juego viviremos varias persecuciones que pese a ser fáciles nos transmitirán una gran tensión. Una de las que más tensión nos provocará es en la que nos veremos corriendo delante de perros. Pero haremos más cosas en Inside aparte de correr y morir. Habrá que ir resolviendo puzles muy bien diseñados, que nos sorprenderán en más de una ocasión y que, aunque en general no dificulten nuestro avance, alguno que otro puede dejarnos frente a la pantalla pensando qué hemos dejado pasar en el escenario (donde están todas las pistas del camino a seguir con el uso de la luz o de los colores cálidos). También hay saltos que recuerdan a títulos como Deadlight, con plataformas que se rompen o cuerdas que se descuelgan. Además, habrá diversidad de situaciones, como segmentos acuáticos que refrescan las mecánicas del juego, enemigos que evitar de distintos modos o puzles muy bien construidos en los que controlamos las mentes de otros individuos. Así mismo, las cápsulas secretas añaden el elemento de la exploración al escenario.

Fuente: http://www.gamezone.com
Fuente: http://www.gamezone.com

Aquellos que sean más fans de PlayDead o hayan jugado a sus títulos anteriores reconocerán fácilmente el estilo artístico, ya que es muy parecido a la entrega anterior de la desarrolladora. El blanco y negro se sustituye aquí por el uso de colores muy apagados. La bidimensionalidad se transforma en un mundo tridimensional donde nos desplazamos en línea recta pero podemos interactuar con objetos en otros planos de profundidad.

Si hay algo en lo que los indies suelen destacar y mucho es en las bandas sonoras pero esta vez PlayDead no ha sabido dar en el clavo. La banda sonora nos acompaña en gran parte del juego pero sin destacar, cosa que provoca una sensación de ausencia. Pese a que no destaquen en banda sonora, PlayDead ha sabido crear una obra de arte artísticamente pero también a nivel poético. Y es que el objetivo de la desarrolladora era trabajar con las metáforas y sus mensajes internos, haciéndonos ver el videojuego como una obra de poesía lúdica.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Santiago Deprez Zapatero

Santiago Deprez Zapatero

Política, deportes, videojuegos y lecturas. Nunca es tarde para dejar de aprender.

Mis artículos

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario