Circuitos míticos: Gran Premio de Macau

Quizá en Europa no le demos tanta importancia a esta cita, pero lejos, muy lejos de nuestras tierras, su reconocimiento es infinito. Allá por China, en ese paraíso mágico oriental, se encuentra una de las mayores perlas del automovilismo (y del motociclismo), el circuito de Guia. Sus baches, su estrechez, sus muros y su popularidad lo hacen único. Es ahí donde las mayores estrellas de este deporte se consagran como grandes pilotos.

Y es que no podríamos comprender el mundo del motor sin este fantástico Gran Premio de Macao que se disputa cada año a mediados de noviembre desde 1954. Y desde entonces apenas ha sufrido modificaciones en su trazado, prácticamente es un calco al original en el cual se corrió 60 años atrás. Un evento en el que se reúnen grandes nombres para disputar una de las pruebas más prestigiosas del motorsport, desde las grandes leyendas de la Fórmula 1 hasta pilotos míticos provenientes de las dos ruedas. Algo habrán visto en esta pista.

Más de 6 kilómetros de longitud por las calles de Macau con sus típicos muros negros y amarillos que tanto carácter le dan al circuito. Sus altas velocidades alcanzadas en recta contrastan con las lentísimas y enrevesadas enlazadas por las cuales es imposible ver dos coches en paralelo. Precisamente su escasa anchura y sus callejones que fácilmente generan claustrofobia son uno de los mayores atractivos de Macau. Y sobre todo esa horquilla, la curva Melco, ya en la parte final del trazado. Siete metros de ancho en los que girar y completar la trazada perfecta se convierte en una odisea. Sí, sólo siete metros.

Horquilla Malco, uno de los puntos más complicados del circuito. Fuente: reddit.com
Horquilla Melco, uno de los puntos más complicados del circuito. Fuente: reddit.com

Y por último, pero no por ello menos importante, su peligrosidad. El riesgo que conlleva correr por esas calles a tantísima velocidad se podría considerar casi temerario. Los Fórmula 3, categoría que más prestigio ha adquirido con el paso de las décadas en esta prueba, consiguen alcanzar los 275 km/h, una velocidad punta impensable. De ahí que pasar a esas velocidades entre estos temidos muros suponga un subidón de adrenalina increíble que tanto disfrutamos los aficionados, y por supuesto, los pilotos. Quizá ese factor lo haga más especial si cabe.

Porque triunfar en Macau no significa haber conseguido una victoria más, sino que supone el salto a la fama. Que se lo digan a pilotos como Ayrton Senna o Michael Schumacher, ambos genios del volante más que conocidos. Pues sí, estas dos joyas del Gran Circo vencieron en los inicios de sus respectivas carreras en Macau. El astro brasileño lo hizo en 1980 y el heptacampeón del mundo diez años más tarde. Este último, en un duelo espectacular en la última vuelta con otro piloto que también conocemos de sobra, Mika Häkkinen. El piloto finlandés terminó en el muro en un final frenético en el que Schumi cruzó la bandera cuadriculada sin alerón trasero. Es evidente que estos dos pilotos, que también tuvieron sus batallas a finales de los 90 en F1, ya se conocían de antes.

Pero no sólo ellos dejaron su huella en Macau. También otros tantos pilotos que nos pueden sonar y mucho: David Coulthard, el hermano pequeño de Schumacher, Ralf, Takuma Sato… Y algunos más recientes como Nicolas Lapierre, los pilotos de resistencia Oliver Jarvis y Mike Conway junto al actual subcampeón de Fórmula E Lucas Di Grassi, el portugués Antonio Félix Da Costa, el piloto del DTM Eduardo Mortara, el joven prometedor Alex Lynn en 2013, y el vencedor de las dos últimas ediciones de 2014 y 2015, Felix Rosenqvist.

Salida del Gran Premio de Macau de 2013. Fuente: reddit.com
Salida del Gran Premio de Macau de 2013. Fuente: reddit.com

También, cómo no, nuestro único vencedor español en la historia del Gran Premio de Macau, Daniel Juncadella, quien se hizo con el triunfo en 2011. Pero los monoplazas no han sido los únicos en ampliar el merecido prestigio de Macau, también las motos corren el circuito asiático desde 1967, con mención especial al mítico Kevin Schwantz, vencedor en 1988.

Muchos, muchísimos nombres han escrito la historia de Macau y lo siguen haciendo. Tampoco hay que olvidarse de los GT, cada vez con mayor presencia en esta prueba única en el mundo. Tan característica que prácticamente cualquier piloto apasionado al mundo de las carreras quiere participar en ella, al menos, una vez en su vida. Temida pero admirada, peligrosa pero respetada. Una mezcla de emociones que hacen del Gran Premio de Macau una cita marcada a fuego en el calendario del verdadero aficionado del motor año tras año.

Fuente: reddit.com
Fuente: reddit.com

Síguenos en @RADMotor y toda la información deportiva en @RADDeportes y @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Albert David Wojtaszczyk

Albert David Wojtaszczyk

Autocrítico. Formulero de nacimiento. Soy de los que nunca se cansan de observar los cochecitos de colores dando vueltas. En ocasiones escribo.

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterYouTube

Deja un comentario