Historias de solidaridad

En todos los lugares encontramos personas que dedican su vida a mejorar las condiciones de vida de las gentes de su entorno más inmediato. Recuerdo a Cayetano en Santa Ana, que se preocupaba de poner en funcionamiento el molino de viento restaurado. Tengo presentes a los vecinos que en el Molino Derribao organizan en verano el Festival de la Canción Española, la labor de María Jesús Achega en Los Mateos, Rafael Plazas en el barrio de San Antón, Miguel Martínez en Canteras y Mercedes Trujillo en la educación de adultos.

La Asociación de Vecinos de La Palma, presidida entonces por Vanesa Romero, entregó la Palma de Oro a José López Molina, Pepe el Molinero. Ocurrió durante el transcurso de una comida de hermandad celebrada en el restaurante El Palmeral del polígono industrial de La Palma. Pepe ha formado parte desde su juventud de las comisiones de fiestas y de numerosos colectivos como Club Ciclista, Centro Cultural y Deportivo, Asociación de Padres de Alumnos, Asociación de Vecinos, Ahora Teatro y el Grupo Folclórico. Se da la paradoja que fue precisamente Pepe quien en 1990 instituyó el galardón de La Palma de Oro cuando formaba parte de la junta directiva de la asociación de vecinos.

Tuvo mucho que ver con el resurgir de la tradición ciclista en La Palma cuando se disputa el Trofeo Santa Florentina en 1974, embrión de lo que luego sería la Vuelta Ciclista al Campo de Cartagena, una competición de tres etapas que llegó a contar con el concurso de Miguel Induráin en 1984.

Su carácter bromista y su entrega generosa hacen de él un personaje popular en su pueblo y en nuestra comarca.

La Plataforma Juvenil

El 3 de diciembre de 1988 se constituye la Plataforma Juvenil de La Palma, muchos de sus fundadores éramos jóvenes con inquietudes forjados en diversos ámbitos como la parroquia, la comunidad cristiana de base, los scouts, el teatro o el movimiento vecinal. Pedro Diego Pérez Casanova, como miembro de la directiva y pintor, realizó el logotipo de la asociación que consiste en un molino de viento que a su vez es un joven en movimiento.

Son muchas las actividades realizadas: taller de manualidades, taller de futbol sala, pintura, taller de teatro, rocódromo, juegos tradicionales, senderismo, excursiones, acampadas en Navidad y Semana Santa, campamentos de verano. José Fernández Cerezuela, Pepe Cuqui, vino a dirigir un taller de fotografía y se quedó más de 20 años como director de programas. Algunas actividades ya se venían desarrollando con anterioridad como el taller de radio, con sede el piso del Centro Cívico, siendo al principio Radio Estudio 1, más tarde Radio PJ 90 FM: Música, entrevistas, algún debate y la difusión de las actividades de la asociación.

En 1992 se crea el Grupo de Aire libre que vertebrará gran parte de sus actividades en la naturaleza, abierto a incorporar a chicos y chicas que no fueran socios. Lo ponen en marcha antiguos scouts palmesanos. Desde 1996 impulsa, junto a otras asociaciones del pueblo, la Coordinadora de Colectivos, una de las pioneras del municipio, encargada de programar anualmente la Semana de la Salud, dentro del Plan Municipal de Prevención en Drogodependencias en coordinación con el Ayuntamiento de Cartagena.

La Plataforma forma parte del grupo promotor del programa T-LA (Tiempo libre alternativo) dentro de la Concejalía de Juventud. El carácter emprendedor de esta asociación le lleva en 2003 a asumir el reto de gestionar un proyecto juvenil europeo, subvencionado por la Unión Europea, Enredando. También se la seleccionó, en representación de España, a jornadas multiculturales en Suecia e Italia. Están presentes en las redes sociales: Twitter, Facebook, blogs. Allí podemos ver sus cenas piratas, el piscineo veraniego, los fuegos de campamento bajo las estrellas. Contemplamos en esas imágenes la vida sencilla y compartida en el campo, las fregazas de los cacharros después de comer, las reuniones de monitores, la subida a la batería de Cenizas, fotos de un Halloween con la ración justa de miedo y chocolate con magdalenas. Todo elemental: hacer amigos, ayudarse, pasarlo bien en el tiempo libre, desarrollar la imaginación, saborear lo bueno que hay en la vida tratando de dejar el mundo mejor que lo hemos encontrado. Con amigos se vive mejor y su presencia aumenta las ganas de vivir. Los sicólogos dicen que se es más feliz en la medida que seamos capaces de volcarnos en los demás. Ayudando nos ayudamos.

El día 16 de abril de 2004 la Liga Rural del Campo de Cartagena le concedió el Premio a la innovación y el futuro. Y no se equivocaron.

La Plataforma no se limita a ofrecer alternativas de tiempo libre saludable al centenar de personas que asisten semanalmente a sus talleres porque proyecta actividades a todos los niños, jóvenes y adultos que se quieran sumar. No ha sido una moda pasajera, en estos años se ha consolidado y posee proyección de futuro, a pesar de los tópicos que se cuelgan muchas veces sobre los jóvenes. La Plataforma ha transformado la vida de muchos jóvenes, ofreciéndoles razones para vivir con ilusión porque luego han seguido vinculados a otras asociaciones, mejorando el mundo, mejorando su pueblo.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

José Sánchez Conesa

José Sánchez Conesa

Doctor en Antropología Social y Cultural, licenciado en Historia. Autor de libros sobre historia local y tradiciones del Campo de Cartagena, para ello ha recogido testimonios orales de los mayores que se recogen en obras como "Ritos, leyendas y tradiciones del Campo de Cartagena" o "La Palma. Un pueblo cuenta su historia", entre otras. Publica una columna todos los miércoles en La Verdad de Cartagena sobre esta temática titulada El tío del saco. Ha colaborado en varias emisoras de radio y televisión regionales. Obtuvo el Premio Internacional de Periodismo del Festival del Cante de las Minas de la Unión. Cronista oficial de Cartagena desde diciembre de 2015.

Mis artículos

Deja un comentario