Escuderías inmortales: Ferrari

La humanidad está llena de genios. Cada genio ocupa un lugar en la historia y un campo de estudio en el que destacó. La física tiene a Newton, el arte a Miguel Ángel, las letras a Cervantes. En nuestro caso, el mundo del motor tuvo al genio de su época, al padre del caballo negro sobre fondo amarillo. No es otro que Enzo Ferrari. Mientras que el año 1929 fue recordado por ser un año desastroso por el famoso crack de la bolsa americana, nuestro querido Enzo se dedicó a fundar la Scuderia Ferrari. Primero construyó automóviles de competición y en 1947 se decidió a fabricar coches deportivos. El final de la guerra pareció el empuje perfecto para salir al mercado del automovilismo.

Al principio la scuderia Ferrari tenía la meta de ser patrocinador de pilotos. El señor Ferrari tuvo la faceta de entrenar a varios pilotos y ser el mismo piloto de la escudería Alfa Romeo. Tras muchos sudores, Enzo impidió que Alfa Romeo absorbiera su empresa que ya paso a construir maquinaria de autos. Se construyó el que se considera el primer Ferrari, el Ferrari 815, pero debido a la Guerra Mundial no tuvo apenas participación en las carreras.

Fue en el año 43 cuando se trasladaron a Maranello, donde sigue ahí desde entonces. Salvo en el año 1944, cuando fue derruida por los bombardeos de la guerra, pero se reconstruiría dos años más tarde. El que se considera el primer auto deportivo de la era Ferrari ya en Maranello es el Ferrari 125 S. El éxito de la marca (pese a lo reacio del propio Enzo sobre la venta de sus automóviles) fue del todo vertiginoso tanto que marcas de alto diseño dieron su respuesta en modelos como el Pinifarina. También casas de diseño como Bernote y Vignale trabajaron en la carrocería del coche.

Esto forma parte de la visión empresarial pero, para Enzo, su pasión era competir. Fue en el Gran Premio de Europa acabada la Segunda Guerra Mundial cuando aparece el equipo Ferrari. Desde entonces conocemos a Ferrari por estar en la élite de la F1. Sin embargo, ha estado en más competiciones como Le Mans, Daytona, Mille Miglia, etc.

Ferrari ha sido la escudería insignia, su época dorada con Michael Schumacher, en quien no se ponía el sol. Todo era felicidad, siete mundiales de la mano de Ferrari y el alemán. Muy bien, desde que Kimi ganara el mundial por el año 2007, Ferrari no se ha hecho con ningún otro. Fernando Alonso consiguió dos subcampeonatos, lo máximo que le daba el coche. Sin embargo, yo personalmente sé que Ferrari le dio cosas buenas a Alonso. Pero también sé que se fue injusto con el español. Alonso removió cielo y mar para conseguir un mundial para Ferrari, pero pienso que Ferrari no quería, o por lo menos eso parecía. Ahora, en el año 2016, Ferrari es un completo desastre y una decepción.

En esta ocasión es la mano del piloto la que no hace magia con el coche, no hay una sintonía entre piloto y coche. Y si siguen así las cosas, este año Ferrari no se va a llevar ni la segunda plaza. Vettel se creía que iba a ser como el Red Bull, pero no es Red Bull. A lo único que nos tiene acostumbrado ahora el alemán es a protestar por cualquier tontería en vez de centrarse en conducir.

A partir de ahora le queda mucho trabajo para volver a luchar por ganar. Y pueden decir que está a la altura de Mercedes, pero la mentira se la acaban creyendo ellos mismo. Es triste pero es la realidad.

Síguenos en @RADMotor y toda la información deportiva en @RADDeportes y @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

COMENTARIOS

Deja un comentario