Escuderías inmortales: Williams

Durante los 80 y los 90, Williams fue una de las escuderías principales en la Fórmula 1 hasta mediados del nuevo milenio, cuando el rendimiento de sus monoplazas ya no era lo suficientemente competitivo. Sin embargo, en la actualidad los coches blancos están haciéndose notar de nuevo en las pistas, aunque lejos, claro está, del ritmo que mantienen las tres escuderías punteras.

Todo comenzó en 1977, cuando Frank Williams la creó. Ya había probado éxito con su anterior escudería, Frank Williams Racing Cars, que no logró los resultados esperados aun afiliándose con marcas como Marlboro. Junto al canadiense Walter Wolf, fundó Walter Wolf Racing, que permitió a Jody Scheckter ganar los campeonatos de ArgentinaMónaco Canadá y finalizar segundo aquel año.

Como Walter Wolf Racing trajo otra mala racha, Frank creó definitivamente su escudería, que desde 1978 contó con Alan Jones. El australiano logró el tercer puesto en el campeonato en 1979 y en 1981, mientras que en 1980 logró coronarse campeón. Destaca que aquel año, el presidente de la FIA en aquel entonces, Jean-Marie Balestre, hizo que el Gran Premio de España fuera una carrera no puntuable, que Jones ganó y a quien duele que, en vez de que se le reconozcan 13 victorias, su palmarés tenga 12. “Ese tío era un auténtico gilipollas”, dijo el australiano en 2009 en una entrevista para F1 Racing.

El trabajo en conjunto de Jones y del argentino Carles Reutermann permitió a Williams ganar dos títulos de constructores en 1980 y en 1981, En 1985, Nigel Mansell Keke Rosberg dieron el tercer puesto a la escudería y en 1986 y 1987, el inglés y Nelson Piquet permitieron ganar dos nuevos títulos al equipo británico. Los buenos resultados se sucedieron, con un segundo puesto en 1989 y 1991. En 1992, el invencible FW14 (diseñado por Adrian Newey) permitió a Mansell ganar su único título con excesiva comodidad, a quien sólo Ayrton Senna y su MP4/6 pudieron plantar cara en escenarios como el de Mónaco, por ejemplo.

En 1993, Damon Hill dio de nuevo la victoria al equipo, junto a Alain Prost, que competiría aquel año en Fórmula 1 por última vez. Aunque el francés tenía un contrato con Williams por un año más, la llegada de Ayrton Senna en 1994 provocó la huida del francés. El rendimiento del FW16 dejó mucho que desear en las primeras carreras. Cuando por fin Ayrton estaba haciendo en San Marino la que iba a ser su primera buena carrera, su accidente mortal en la curva Tamburello acabó con todas las esperanzas. En una escudería totalmente conmocionada, Damon Hill permitió al equipo ganar otro mundial de constructores, junto a David Coulthard y Mansell, que ganó aquel año el último gran premio, el de Australia.

Tras el segundo puesto en 1995, Williams volvería a ganar en 1996 y en 1997. Jacques VilleneuveHeinz-Harald Frentzen dieron a la escudería inglesa aquel año la última victoria hasta el día de hoy. En el año 2000, Ralf Schumacher y un recién llegado Jenson Button permitieron que Williams finalizase tercero. Tras finalizar segundo en 2003, el equipo pasaría diez años sin pisar el podio, hasta 2014 y 2015, cuando Felipe MassaValteri Bottas la volvieron a situar tercera en el mundial de constructores.

Durante la década pasada, Cosworth fue, en su mayoría, el proveedor de impulsores, junto a Toyota. En 2009 se anunciaba el regreso a los motores Renault, que en pocos cambios para la escudería se tradujo hasta que Mercedes ha pasado a ser el nuevo suministrador, que es bastante responsable de que la marca haya podido lograr estos resultados.

Síguenos en @RADMotor y toda la información deportiva en @RADDeportes y en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Rubén Pareja Ramírez

Rubén Pareja Ramírez

Estudiante de 2º Grado de Periodismo en la Universidad de Málaga. Aficionado a la Fórmula 1.

Mis artículos

Sígueme en:
Twitter

COMENTARIOS

Deja un comentario