Nuestras series del 2016: Stranger Things

Para mi artículo de Nuestras series del 2016, he elegido Stranger Things ya que es una de las series que, a mi parecer, debe estar en esta sección. La susodicha es uno de los estrenos de Netflix de este año, y ya tras su lanzamiento dio bastante de qué hablar. Es una serie dramática de misterio y ciencia ficción cuya historia es un portento y, si eres de los que cae con la nostalgia ochentera, seguramente la disfrutarás aún más. La serie consta de 8 episodios de una hora de duración, y fue escrita y dirigida por los hermanos Duffer. Esta creación de los hermanos Duffer se autodescribe como una carta de amor a los clásicos sobrenaturales de los 80. Ross y Matt Duffer se inspiraron en gran medida en la literatura del gran Stephen King, quien calificó esta serie como una reproducción de sus grandes éxitos.

Fuente: Twitter

Stranger Things se ambienta en una localidad de Indiana y narra la repentina evanescencia de Will, un niño de la ciudad. Esta desaparición destapa sucesos anormales que tienen lugar en la zona, producto de diversos experimentos realizados por el gobierno donde, además, aparecen fuerzas sobrenaturales y una niña bastante perturbadora. Tras leer una sinopsis genérica que suena a cliché de ciencia ficción, cualquiera podría decir que será como todas o que no tiene nada especial. Pero es una serie con una apertura mortal. Solamente viendo el episodio piloto puedes engancharte a la serie (lo que me pasó a mí).

Esta temporada no crea nada, es muy conservadora a la hora de la puesta en escena, hilando todo con cariño y eficiencia, haciendo que funcione para todo tipo de públicos. En esta trama de alguna manera los personajes están conectados de algún modo. Por supuesto, los principales son el grupo de chicos de corte friki, que algunos denominan como los nuevos Goonies, capaces de interpretar personajes que en pocos episodios se te hacen entrañables. Algo que no todas las series consiguen.

A pesar de esto, los niños no son completamente el centro de atención. La serie tiene 3 claras divisiones: niños, adolescentes y adultos. Cada uno de estos grupos busca las respuestas a las preguntas por su cuenta con las claras diferencias generacionales a la hora de afrontar un problema. Entre los personajes encontramos al malo de la serie (quitando al monstruo). Habla casi tanto como el perro de los Byers, y aun así es inquietante, ruin y vil. Matthew Modine, quién podía ser. Haciendo sus roles de padres sufridos, y siendo los que más destacan, encontramos a Winona Ryder y David Harbour. Aunque al principio Noah Schnapp (quien hace de Will Byers) se lleva el primer episodio con una brillante y convincente actuación antes de su desaparición. Por otro lado Millie Brown, Eleven, es otra de las mejores actuaciones infantiles.

En resumen, Stranger Things tiene una historia intrigante, con unos pocos sustos y llena de guiños al pasado de una década considerada por muchos “entrañable”. Sus personajes están bien construidos y he dicho todo sin siquiera hacer mención de la gran banda sonora de la serie, además del añadido de canciones de referencia de la época, de bandas como The Clash Joy Division. Dicho esto, les animo a verla si no la han visto porque merece la pena. Y les dejo un pequeño vídeo de referencias que tiene la serie a otras películas y series, aunque si no la han visto les puede hacer un poco de spoiler.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Juan José Zamora

Juan José Zamora

Músico y estudiante de Filología Hispánica en salamanca. Beethoven se quedó sordo cuando Chuck Norris le dio una patada giratoria en el oído por no componer una sinfonía de heavy metal.

Mis artículos

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario