María y los demás. Nely Reguera y Barbara Lennie consiguen la excelencia

Sinceramente disfruté viendo la obra de hoy y tengo por seguro que disfrutaré escribiendo el presente artículo por muchas razones. María y los demás (2016) es la ópera prima de la directora española y graduada en el ESCAC Nely Reguera. Con nominaciones en los Goya como mejor directora novel y mejor actriz y en los premios Feroz como mejor comedia y nuevamente como mejor actriz, la obra de hoy se alza a priori como una de las mejores obras españolas de este año. Una ópera prima de una directora española es algo que no se puede dejar escapar y menos aún si su visionado no es tan global como se podría merecer una película nominada a dos de los grandes premios del cine nacional. Siempre a favor de los nuevos directores/directoras y siempre a favor del cine español. A pesar de todo ello, hay otra motivación clara para apostar por ella, Bárbara Lennie. He oído y leído maravillas de la joven actriz madrileña, la cual triunfó con Magical Girl (2014), entre otras. Esta es la oportunidad idónea para poder disfrutar de su trabajo y ver con mis propios ojos el talento que se le intuye.

El argumento gira alrededor de María, una joven treintañera que centra su vida en el cuidado de su padre enfermo. Con el resto de sus hermanos con pareja, ella se siente orgullosa de poder cuidar de él. De la noche a la mañana, su padre se enamora de una de sus enfermeras y anuncia su compromiso, hecho que empezará a desestabilizar una vida que creía controlada.

La sutileza y naturalidad de Nely Reguera centran la obra

Fuente: http://www.fridafilms.com/es/portfolio/maria-y-los-demas/

María y los demás es una obra brillante. El film se nutre de forma maravillosa de dos características claras, su sutileza y su tremenda naturalidad. La obra se centra en María, en su vida y cómo afronta los nuevos cambios con una verosimilitud y una naturalidad asombrosa. No hay una gran historia, ni un gran desarrollo argumental, hay la vida explicada y tratada de forma sublime. Este estilo guarda cierta similitud con La herida (2013) de Fernando Franco y la gran Barcelona, noche de verano (2013) de Dani de la Orden. La obra de Fernando Franco parte de una premisa similar, centrando la historia en la situación emocional o en la vida de Ana, una joven de veintitantos años con ciertos problemas sociales y/o emocionales. Esa idea que pecaba de vacía en muchos de sus aspectos se ve complementada en esta ocasión por la brillante verosimilitud y naturalidad del film, esencia que recuerda al film de Dani de la Orden. Mezclando en cierta forma las virtudes de ambas obras, María y los demás centra todo su contenido en la historia de su protagonista, una historia tremendamente real, sin más altos ni bajos que los de la vida misma y con una naturalidad y fluidez asombrosa.

En este aspecto es donde brilla el primer gran nombre de la obra, Nely Reguera. El trabajo en la creación y el desarrollo de una historia tan real es inmenso en varios aspectos. En primer lugar, crear una película tan verosímil precisa de un trabajo mayúsculo para poder llegar al espectador. Para plasmar un fragmento o una historia cotidiana en la gran pantalla hay que asegurarse de que se plasma a la perfección, sino se corre el riesgo de quedarse en el olvido, en el limbo cinematográfico. Superado el primer obstáculo, nos encontramos con una segunda traba aún más compleja de superar, el interés. Contar una historia tan real y plana en cierta forma corre el riesgo de ser aburrida, carecer de interés. El cine no se entiende como una vivencia cotidiana, o como mínimo no se entiende así para el gran público. La narración de una historia que podría ser la de un amigo o una amiga con problemas de cualquier tipo no deja de ser una vivencia personal con un interés relativo. Si encima la vivencia es de una persona desconocida, el interés es una meta aún más difícil de alcanzar. La obra de Nely Reguera desprende talento y trabajo en cada una de sus escenas, superando con creces la excelencia en la historia que pretende contar. Para superar el teórico desinterés del film, la directora cuenta con el otro gran nombre de la obra, Barbara Lennie.

Barbara Lennie ilumina el majestuoso camino

Fuente: http://www.fridafilms.com/es/portfolio/maria-y-los-demas/

La actriz española interpreta a María, la protagonista. Su trabajo interpretativo es impresionante, su talento parece no tener parangón en el panorama nacional. Sin los altibajos inherentes a la gran mayoría del cine, su exigencia interpretativa radica únicamente en brillar en situaciones aparentemente corrientes. Con poco diálogo, poco desarrollo y poca acción, su mirada se convierte en un mundo. Cada sensación, cada pensamiento, cada sentimiento se plasma en unos ojos que desprenden talento por sí solos. Gracias a ello, en apenas unos minutos la afinidad con el espectador es absoluta, dejando la narración ajena como algo tremendamente lejano. La forma en que transmite y se desenvuelve en todas y cada una de las corrientes situaciones en que se ve envuelta es deslumbrante. Su trabajo permite al espectador vivir su historia como propia, alejando la sombra del desinterés, y todo ello con poco diálogo y poca acción, una auténtica maravilla.

El resto del reparto lo componen José Ángel Egido, Pablo Derqui, Vito Sanz, Julián Villagrán, María Vázquez y Rocío León. Todos y cada uno de ellos son indispensables para complementar la vida de la protagonista, básicamente encarnando a familiares y parejas. Destacar entre el resto en primer lugar a José Ángel Egido. El veterano actor español interpreta al padre de la protagonista. Su trabajo es serio, incluso frío en ocasiones, pero realmente su personaje así lo precisa. A nivel argumental su personaje es vital. El otro nombre que me gustaría destacar es el de Pablo Derqui. Interpretando a uno de los hermanos de la protagonista, quizás ostenta una mayor exigencia interpretativa que el resto, la cual sobrelleva sin ningún problema. Me gustó particularmente su trabajo.

Apuntar finalmente la categoría cómica del film. No considero María y los demás como una comedia. Cualquier situación ligeramente próxima a ello es pura coincidencia con la realidad que encarna. La comedia es un recurso del cual, y a mi entender, no recurre un film que destaca precisamente por la seriedad con la que trata todos y cada uno de sus aspectos.

En resumen, María y los demás es, sin duda alguna, una de las mejores obras españolas de 2016, Nely Reguera una directora novel fascinante y Barbara Lennie una de las actrices más grandes del panorama nacional. Con una seriedad y un excelso trabajo de guión y dirección, la obra se complementa con un trabajo sin igual de Barbara Lennie. Sin apenas diálogo ni acción, la virtuosa forma en que expresa y transmite sensaciones alejan al film de todas las sombras que podían aparecer. Su mirada encarna un pozo sin fondo de talento.

Valoración de la obra: 10/10

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Ramón Ruestes Faire

Ramón Ruestes Faire

Crítico de cine y series. Torres de Segre, Lleida, Catalunya, España

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterFacebook

COMENTARIOS

Deja un comentario