Orellana ¿quién da más?

Orellana. La mayoría no dábamos crédito: ¿a Fabián? ¿A nuestro Fabián? ¿Cómo es posible? Como aficionada me preocupa pues es (o ha sido) pieza clave en el terreno de juego, un artista en su materia, crea y da forma a su antojo como el escultor cuando moldea, el escritor cuando imagina o el pintor cuando ilumina, y su originalidad la plasma con talento en el lienzo verde, nos seduce tanto que coreamos su nombre. Pero este ya no sonará más en Balaídos, que será el espectador más grande, más imparcial y seguirá haciendo eco a otros jugadores, sonarán otros nombres y se cantarán las gestas de otros como el trovador a damas, reyes o guerreros según convenga.

Vigo extrañará al chileno y este a Vigo porque nos ha dado alegrías y le hemos compensado con admiración y cariño. Particularmente tengo apego a su juego y mis ojos le buscarán impacientes en el campo hasta que asuma que ya no va a lucir la camiseta con mi escudo. Llevará otros y sin duda los defenderá como él sabe y también como en otras ocasiones asumiré su ausencia, tal es el caso de Augusto, Krohn-Dehli, Nolito… o los nombres que pese al tiempo transcurrido están muy vivos y presentes en mi particular templo (virtual) de talentos celestes, mis admirados Oubiña y Bermejo.

Y la vida continúa, otros llegarán, dice la canción. Serán bien recibidos y a ellos entregaremos nuestras ilusiones y dejaremos en sus manos la tarea de darnos alegrías y divertirnos mientras engrandecen al club.

Fabián Orellana ya es pasado en el Celta. Así lo ha decidido Berizzo con el respaldo necesario para descartar un capricho, una pataleta. Fuentes próximas al equipo (que no del equipo) hablan de ataque personal grave hacia el entrenador, algo que afecta a su privacidad o intimidad que naturalmente no puedo describir por no ser necesario y porque las fuentes, he de confesar pese a lo escrito anteriormente, ni son tan próximas ni fiables. Tampoco me parecen apropiadas las manifestaciones que la esposa del futbolista difunde en redes sociales, éste es mayorcito y nunca le di demasiada credibilidad a las señoras o señores de… que en su loable intención de ayudar, mantienen vivo un debate que no beneficia en absoluto a nadie, especialmente al propio Orellana cuyo fuerte carácter y acalorada personalidad ha ocultado en clubes anteriores lo que realmente nos importa de él, su talento.

Mientras tanto, Fabián entrena en las instalaciones deportivas en solitario. A su salida los periodistas le hacen fotos y en ellas aparece sonriente, victorioso, casi desafiante. “Todo se ha magnificado”, alega. Tal vez, pero la realidad es que no importa cuán valioso sea uno en el deporte o en cualquier faceta de la vida, aun siendo necesarios. Nadie es imprescindible, nadie es tan fundamental como para estar por encima de las normas, el respeto a un colectivo o la honestidad. Valores que ningún celeste duda que existan en el equipo vigués. Así queremos que siga siendo y ningún integrante, por valioso que sea, debe hacerlos peligrar. Reflexiones aparte, ya hay apuestas por los equipos que ficharán al jugador. El Valencia tiene mas papeletas por lo que tal vez no tarde demasiado en cambiar de mares y colores.

Te echaremos de menos Orellana, y aunque te deseamos que encuentres tanta paz como dejes, lo que ya es un hecho, lo que nadie te va a quitar es tu nombre grabado en la floreciente etapa del renacer del Celta. Y mientras el culebrón chileno (que no venezolano) se resuelve, los de Berizzo siguen acumulando victorias ¡y de qué manera! mientras una de sus estrellas ha dejado de brillar.

¡Hala Celta!

Síguenos en @RADFutbol y toda la información deportiva en @RADDeportes y @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Carmina Fernández González

Carmina Fernández González

Una persona corriente, amante de la sencillez (no de la simpleza).

Mis artículos

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario