Los Medici: Señores de Florencia. La ambición política hecha arte

Después de nuestra experiencia en Bélgica con Enemigo público (2016) toca pasar por Italia con Los Medici: Señores de Florencia (2016). En esta ocasión nos centramos en una miniserie creada por Frank Spotnitz, con un reparto mucho más internacional que las apuestas europeas anteriores y con una temática de época. A caballo entre la serie histórica y el thriller político, Los Medici: Señores de Florencia cuenta con numerosos halagos de la crítica y con apenas dos capítulos fue renovada ya por una segunda temporada. El argumento gira alrededor de Cosimo de Medici, hijo de Giovanni de Medici. El asesinato de este último, la lucha de poder por el control político de Florencia, la prosperidad económica del banco de la familia y las aspiraciones artísticas de Cosme o Cosimo centran gran parte del argumento.

La intensidad total, un hito conseguido

Fuente: http://www.teleblog.it/104121/fiction-rai-2/i-medici/medici-anticipazioni-quarta-ed-ultima-puntata-dell8-novembre-maddalena-incinta-cosimo-marco-bello-ucciso-giovanni.html

La rapidez en que la serie empieza a brillar es inaudita, un brillo que no la abandona en los 8 capítulos que dura la temporada. La serie pivota sobre tres elementos esenciales. En primer lugar destacar un ritmo y una intensidad fascinante. Los casi 60 minutos que dura cada capitulo desprenden una intensidad emocional, interpretativa y argumental sublime. No hay capítulo de relleno, ni trama secundaria que baje ligeramente el listón de la principal. Lo común es ver el desarrollo de una trama principal a lo largo de la temporada, con diferentes tramas secundarias que amenizan o rellenan los capítulos con mayor o menor éxito hasta llegar al éxtasis en su resolución. Juego de tronos (2011-actualidad) sería en este caso un buen paradigma de una estructura más o menos normal en una serie de este tipo. En Los Medici: Señores de Florencia el éxtasis es constante, es como vivir Las lluvias de Castamere de Juego de tronos en cada capítulo, una Boda Roja sin fin.

La sublime intensidad de la serie viene acompañada, como no podía ser de otra forma, por un frenético desarrollo argumental. En este punto entra en escena la temática más política de la obra y con ello la necesidad de poderosos giros argumentales. Como si de un House of Cards (2013-actualidad) acelerado estuviéramos hablando, los vaivenes de poder de la familia son constantes en cada capítulo, regalándonos constantemente mágicos giros argumentales. A cada brillante intento de desestabilizar el poder de los Medici nace una reacción de igual calibre para desestabilizar al competidor. Un mágico y trepidante tira y afloja que eleva el trabajo del guión los altares del sector. No hay descanso, no hay relleno, no hay laguna, cada minuto tiene un sentido, cada episodio una fratricida lucha política.

Cosme y Contessina brillan en Florencia

Fuente: http://www.ciakgeneration.it/contessina-debardi-cosa-succedera-al-personaggio-annabel-scholey/

El tercer elemento es quizás el más sorprendente, el reparto. El elenco de actores está capitaneado por el inglés Richard Madden, actor que saltó al éxito por encarnar a Robb Stark en Juego de tronos. Hay que reconocer que en la popular y exitosa serie, los personajes acostumbran a ser muy superiores a los propios actores, con alguna excepción. Muchos de los actores que brillan en la popular serie muestran sus limitaciones al salir de Poniente. Robb Stark es mucho más personaje que interpretación, por lo cual ver al actor protagonizar Los Medici: Señores de Florencia despertó en su momento más curiosidad que esperanza. Esa sensación se convirtió en un abominable prejuicio a los pocos minutos de aparecer en pantalla. Cosme de Medici es un personaje con una gran complexidad interpretativa. Al predominante poder que desprende su personaje se le unen unos majestuosos latigazos de inquietud, de remordimientos, de humanidad al final y al cabo. La plenitud que le otorgan dichas características, así como su inmediatez en conseguirlas sitúan a su personaje en lo más alto. El actor consigue encarnar a la perfección todo ello y da a la serie un plus de calidad increíble. Richard Madden es muchísimo más que Robb Stark, Cosme de Medici es una fantástica prueba de ello.

El resto del elenco de actores hace un trabajo realmente bueno, siguiendo el elevado nivel general de la serie, aunque hay otro personaje que sobresale con descaro por encima del resto, Contessina de Bardi/Medici interpretada por Annabel Scholey. Desconozco el trabajo de la actriz inglesa, aunque ha tenido algún que otro papel en la gran pantalla y en series como Being Human (2008-2013). Un protagonista del calibre de Cosme de Medici precisaba un contrapeso de mucha altura, contrapeso que encuentra de forma sublime con Contessina. Aunque sea Cosme el que lleve el peso de interpretativo de la serie, Contessina guarda grandes similitudes con él con un plus añadido, no centra el argumento. El gran poder que desprende su mirada en esta ocasión tiene un matiz muy importante, este proviene del nombre Medici. Cada ligero ninguneo, cada vez que el argumento la sitúa en un segundo plano, su personaje engrandece. Sólida y fuerte como una roca, poderosa como una Medici más e implacable para defensar a su familia. Annabel Scholey desarrolla un personaje realmente admirable.

En resumen, Los Medici: Señores de Florencia muestra una intensidad global inaudita desde el primer momento. A su vertiginoso ritmo se le suma unos mágicos y constantes giros argumentales, hecho que ensalza la serie a los alteres del género. Complementa su brillantez un Richard Madden y una Annabel Scholey sublimes en el papel de Cosme de Medici y una Contessina respectivamente. Como no podía ser de otra forma, destacar también un fantástico trabajo de vestuario y de fotografía. Conseguir cuajar ese nivel de intensidad emocional, interpretativa y argumental es un hito que Los Medici: Señores de Florencia ha conseguido.

Valoración de la temporada: 10/10

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Ramón Ruestes Faire

Ramón Ruestes Faire

Crítico de cine y series. Torres de Segre, Lleida, Catalunya, España

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterFacebook

Deja un comentario