Máximas (expresiones mínimas)

Aforismos (anafóricos y metafóricos), Sentencias (a vida, no a muerte) y Análisis sintéticos, actualizados periódicamente, y presentados en orden cronológico inverso. Si quieres comentar alguno de ellos, cópialo en tu comentario, por favor.

-Los problemas metafísicos se deben al lenguaje. -Sí, los problemas se deben a que tienes cabeza: arráncatela.

***

El problema del mal es tan tremendamente demoledor para la teodicea que el hecho de que la causa divina no haya sido, por su causa, “dejada de la mano de Dios“, es, quizás, el mejor argumento a favor de Dios. ¿No se dice que cuanto mayor es mi contrario, más fuerte soy yo?

***

La más honda verdad moral del platonismo, que es tan urgente como u-tópico traer a nuestra mente de hombres, es que hacer el mal es una contradicción en los términos.

***

Un profundo error hace juego con una verdad superficial; pero un error profundo, lo hace con una verdad profunda.
Tomar por un profundo o gran error lo que es, en realidad, un error profundo, es solo un profundo o gran error; pero creer que todos los errores profundos son, en verdad (en el fondo), profundos o grandes errores, es un error profundo.

***

Quien tenga oídos para oir…: hay quienes dicen que “no les gusta la música”. Por supuesto, esto es imposible, pero es real. Para que aquello que tiene que gustarnos, nos guste, hace falta la disposición concreta, y la ocasión. Esto vale tanto o más para el pensamiento: hay quienes están virtualmente sordos para una cuestión filosófica, y por mucho que les muestres la partitura, el contrapunto, el gesto melódico, el ritmo… no ven más que rayas y puntos, o cuentas matemáticas.

Algo semejante se podría decir de la auténtica actitud religiosa: es completamente incomprensible, y, por tanto, incomprendida, para quien no tiene los oídos dispuestos. (Lo que no quiere decir, en principio, ni que cualquier actitud sea deseable, ni que cualquiera que tiene la disposición, alcance, necesaria e inmediatamente, grandes cosas con ella).

***

La aptitud filosófica es la capacidad de mantenerse en el estado mental en que las cosas más contrarias se muestran como siendo lo mismo en el mismo instante. Por ejemplo,estando con un ser al que amamos (un hijo, un amigo), ser consciente de lo infinitamente valioso, maravilloso e indestructible de este hecho, y, a la vez, de su infinita caducidad; o, en el estado de mayor alegría, ver que, a la vez, es el de mayor angustia… Filósofo es quien, antes que rehuirlos o simplemente ponerlos junto a los demás, busca y cuida estos privilegiados y a la vez comprometidos, felices y a la vez dolorosos, instantes de contradicción, que podríamos llamar “puros”. Solo ahí se manifiesta el misterio de la existencia, y la cuestión del sentido. Comparado con eso, el resto del tiempo estamos en un sopor en que lo contrario se mantiene abstractamente separado, sin conflicto pero sin vida.

Como mantener un aro rodando: constante en la inconstancia, en movimiento permanente, estable en la verticalidad que nunca alcanza pero en la que siempre está.

***

Nietzsche ha dicho que la Voluntad no deviene; Derrida ha dicho que la Deconstrucción es indeconstruible. Para poner a salvo su metafísica, han tenido que hacerla metafísica: idea platónica.

***

La Metafísica, según Heidegger, es el olvido del Olvido; según Platón, es el recuerdo del Recuerdo. Heidegger se olvidó de decirnos que es eso Otro; Platón nos recordó que es lo Uno.

***

Los filósofos divergen allí donde su expresión es más exotérica, vulgar, banal; y tienden a converger allí donde su pensamiento es más esotérico, cuidadoso, profundo: son uno en lo uno, y varios en lo múltiple. Pero la diferencia que se esconde en esa escondida coincidencia es, por eso, mucho más profunda y grave que la que se presenta a la primera vista de todos.

***

Nos diferencia qué pensamos de la Diferencia– Los platónicos pensamos una cierta diferencia entre el Ser pleno y el ente relativo; los antiplatónicos piensan otra diferencia entre el aquí y el totalmente Otro. Nosotros, platónicos, pensamos la Diferencia como Analogía, Participación, Semejanza; ellos, como radical Heterogeneidad, Cesura insaturable, Desemejanza total. Para ellos, nosotros, platónicos, caemos en el fetichismo, en la adoración de la imagen, en el mito de la Representación. Para nosotros, ellos caen en la iconoclastia, la inescrutabilidad y el irracionalismo. Hay algún lugar donde podemos acercarnos, pero no es ningún término medio.

***

El paisaje antiplatónico es el Desierto: donde nada recuerda positivamente a lo valioso, al espíritu, al absolutamente Otro. El paisaje platónico es el Bosque Ameno, donde todo es recuerdo de lo valioso, del espíritu, de lo absolutamente Uno.

***

El gusto por los paisajes desérticos (Quine), por la casa sin adornos (Wittgenstein); la “exuberancia” de los metafísicos.

***

Es una gran tentación querer hacer explícito el espíritu, ha dicho Wittgenstein. Pero también lo es, dejarlo en el tabernáculo de lo intocable.

La primera tentación es clásica, “griega” (platónica); la segunda, moderna, “judía” (luterana). (Pero “griego” y “judío”, “clásico” y “moderno” son términos mitológicos, o sea, históricos).

***

Es una gran tentación, ha dicho Wittgenstein, querer hacer explícito el espíritu. Pero ¿qué otra cosa podría hacerse explícita, salvo el espíritu? El cuerpo ya es explícito (o eso creemos), y hay una fuerte… tendencia (no tentación) a hacerlo interior.

***

¿Qué actitud es “lógico” tener ante la muerte? Se habla de miedo, pero, obviamente, no se la puede temer como se teme a las fauces de un león: quien piensa así, no ha pensado medianamente la muerte. La posibilidad de la aniquilación total de mi identidad, de mi definitiva insustancialidad, y mi actual ignorancia de si soy algo más que un accidente, tendría que provocarme, o bien un terror absoluto e infinito, o bien una actitud totalmente diferente.

***

Nuestro dato es el Todo; nuestra hipótesis, el Uno.

***

Nuestra moral: la Libertad sin la Culpa.

***

Dialéctica y analogía (otra versión):

El que aún no ve que en todo hay contradicción
                   está ya muerto;
quien no ve ya que amor disuelve la contradicción
                   no vive todavía.

***

Dialéctica y analogía: hay que pensar lo imposible, pero con amor.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Juan Antonio Negrete

Juan Antonio Negrete

Filósofo, filomúsico, filopoeta, profesor de filosofía. No creo en la educación del Esfuerzo y la Excelencia, ni en la moral de la Culpa y la Pena.

Mis artículos - Web

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario