#ThrowbackThursday: MSN Messenger

En este #ThrowbackThursday retrocedemos 16 años con la creación de uno de los programas de mensajería instantánea más famosos de todos los tiempos, MSN Messenger.

El 22 de julio de 1999 Microsoft lanza MSN Messenger para no quedarse fuera de la batalla por la mensajería instantánea que existía desde 1996. Competía con programas como ICQ, PowWow o AOL Instant Messenger; pero MSN no se quedó atrás y se hizo viral en la red. Tanto que Microsoft decidió incluirlo en su nuevo sistema operativo: Windows XP. En 2007 Microsoft lo modificó con nuevas características y cambió su nombre por el de Windows Live Messenger. Finalmente, este programa nos dejó en 2013, siendo sustituido por su sucesor, Skype.

¿Qué pensamos cuando escuchamos la palabra MSN? El que quizá fuera uno de los impulsores de la aplicaciones de mensajería actual hizo que los más jóvenes (o no tan jóvenes) nos socializáramos de una manera diferente.

Tardes enteras frente al ordenador esperando a ver la ventana de “Fulanito ha iniciado sesión” para poder hablarle a esa persona que estabas esperando, o los que eran más recatados simplemente llamar su atención cambiando el estado de conectado a no conectado, para que salieran esas ventanitas en la banda derecha y que así esa persona viera que estabas conectada. Y, cómo no, quién olvidaría su exclusivo sonido cuando alguien se conectaba repetidamente, hasta tal punto que tenías que poner el ordenador en silencio o se enteraría todo el barrio de que estabas hablando por MSN.

Zumbidos

Otra de las características que más recuerdo de este programa son los zumbidos; aquellos que tan molestos se hacían cuando te los enviaban uno detrás de otros y lo efectivos que eran cuando querías que alguien te hiciera caso al momento, solamente para que dejarás de enviarlos. Por no hablar de las conversaciones que parecían escrituras jeroglíficas con todos los iconos que teníamos, porque eso de tener un texto limpio no iba con nosotros. Había hasta los que hacían los iconos con sus propias fotos, y es que todo esto con los programas de mensajería actual no pasa.

Ejemplos de algunos nicks que nos podíamos encontrar

Por si no nos conformábamos con tener que descifrar lo que nos escribíamos, con la entrada de Windows Plus aún nos complicaron más la cosa. Los nicks y subnicks cada vez eran más difíciles de entender con tantos símbolos y colores, que solamente los poseedores de esta extensión veían, mientras los que no tenían que aguantarse con ver cosas como [c=2][b]Fulanito [b][c=4] (Nick en negrita con color degradado del azul al rojo), y lo mismo sucedía con el subnick. El MSN Plus, además, se encontraba integrado con los sonidos propios, los cuales también podías personalizar, entre los que podíamos encontrar desde una risa malvada hasta el ¡Booooring! de Homer Simpson.

soniditos
Sonidos de MSN Plus

Las videollamadas. Qué decir de esas primeras conversaciones por webcam que se tenían y podían llegar a pasar horas, incluso algunas de ellas se aprovechaban para poder jugar al los juegos compartidos del que disponía el programa, entre ellos el Buscaminas o el Tic-Tac-Toe.

buscaminas
Partida al Buscaminas

Otra novedad que muchos conocimos fue el poder compartir archivos de cualquier tipo entre contactos, desde música a un documento. Pero obviamente no es como la transmisión de archivos actualmente; depende del archivo que fuera, podía llegar a tardar incluso horas, pero lo peor de todo era cuando llegaba por el 90% y debías de apagar la conexión a Internet o, sencillamente, se cancelaba solo.

Para finalizar, un recuerdo que también nos ha dejado esta aplicación es la gran imaginación que podíamos llegar a tener al crearnos cuentas en Hotmail para iniciar sesión, entre las que mucha gente (me incluyo personalmente) nos ruborizamos a día de hoy. Si no, os reto que os acordéis de la primera cuenta que os hicisteis.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Estefanía Adamuz

Estefanía Adamuz

Arqueóloga prehistoriadora, antropóloga física y forense y futura tanatopráctica, amante de la historia, los libros y la naturaleza.

Mis artículos

Sígueme en:
TwitterFacebookGoogle Plus

Deja un comentario