Para llegar a Rodez, haz parada en Rennes: segunda semana del Tour

Si en la primera semana del Tour de Francia deseábamos que la segunda viniese con más espectáculo, lo hemos conseguido. Ha habido pan para todos los hambrientos, para aquellos que le gustan las victorias en el segundo final y para los que prefieren un derroche de fuerza y superioridad. Desde la contrarreloj del conjunto BMC hasta las etapas ganadas por Froome o Purito, estos seis días no podemos quejarnos de cuánta emoción nos han brindado los ciclistas. Aunque parece que el inglés Christopher Froome tiene esta edición ganada, pero en el final de esta semana hemos visto que todavía queda mucho por correr y puede que las cosas salgan de los esquemas de lo esperado. Caídas, las famosas pájaras, ataques y grandes escapadas, un poco de todo nos deja esta semana del Tour, aquí os dejo un resumen:

Etapa 8: La primera etapa de la segunda semana nos traía un final en el Mûr-de Bretagne que, sin duda, iba a dar espectáculo. El transcurso de la etapa iba ser exactamente igual a las de la primera semana, sin novedades donde los ciclistas iban preparándose para los Pirineos. La escapada la iban a protagonizar dos polacos y un danés, algo que puede ser inusual en el Tour, y que sin mucho esfuerzo fueron neutralizados por el pelotón para que se llegase así a la ascensión final con la máxima expectación. Con Los cuatro fantásicos en la zona cabecera del pelotón para evitar caídas multitudinarias y disgustos, un atrevido Alexis Vuillermoz fue quien, con tres ataques en la ascensión, dejó atrás a los mejores y llegó solo a meta. La noticia no sólo era la victoria del corredor del AG2R, equipo que está viviendo un Tour diferente al que esperaban, sino que a unos metros del final el vigente campeón Vincenzo Nibali reventaba y perdía diez segundos con el resto de sus mayores competidores.

Etapa 9: Al día siguiente llegaba la última contrarreloj, que esta vez sería por equipos. El recorrido de 28 kilómetros entre Vannes y Plumelec, el cual traía subidas y bajadas que al final regalaba a los corredores una dura ascensión de dos kilómetros para llegar a meta. Cuando le llegaba el turno de tomar la salida a los equipos grandes fue cuando vino el espectáculo. Primero fue Movistar quien marcó el mejor tiempo a la espera de que saliesen el resto de equipos fuertes que, como primera impresión, vio que superaba Astana y Tinkoff Saxo quedaba por debajo de ellos pero que sin embargo BMC Switzerland sí mejoraba su tiempo y esfumaba todas las posibilidades de victoria del conjunto de Eusebio Unzúe. Quedaba, por tanto, un equipo por cruzar la línea de meta, el Sky. Tiempos muy similares durante los 28 kilómetros hasta llegar a la ascensión final de dos kilómetros con el mismo tiempo, y ahí llegó el fallo del Sky. Recordemos que el tiempo de las contrarreloj por equipos lo marca el quinto corredor que cruza la línea de meta, independientemente de cómo vaya el primero y a cuánto esté. El fallo del Sky llegó cuando este quinto hombre, Geraint Thomas, que reventó en la última curva, marcó 60 milésimas más que el cuarto de BMC, por lo que los estadounidenses ganaban la crono.

cachChris Froome. Fuente: www.ciclismoafondo.es

Etapa 10: Tras el día de descanso llegó quizás el mejor día hasta ahora del Tour de Francia 2015, cuando Chris Froome dio un fortísimo golpe sobre la mesa. La etapa no tuvo nada destacable hasta el final, cuando llegaba el primer Hor´s Categorie de esta edición, La Pierre-Saint-Martin, ahí llegaron los gritos para algunos y lágrimas para otros. El comienzo de la ascensión al puerto comenzaba a 22,5 kilómetros de la meta, un puerto largo donde nada más empezarlo algunos corredores como Pinot, Peraud o Urán se descolgaban de la cabeza de la carrera.

La primera sorpresa fue el grandísimo ataque que lanzó Rafa Valls para aventurarse en el puerto de categoría especial, aunque sería después neutralizado. La segunda y más grande sorpresa fue la protagonizada por el Tiburón del Estrecho, hablamos de Nibali, que volvió a reventar como ya lo hiciera en la Bretaña provocando que sus opciones por la general se esfumasen casi por completo. El Sky marcaba un ritmo alto y tras un terrible ataque de Froome, los siguientes en ceder serían Alberto Contador, quien dijo no poder respirar por el calor, y Tejay Van Garderen. El ritmo del inglés era incontestable y el joven colombiano Nairo Quintana explotó y bajó el ritmo, de esta manera Froome iba solo hacia la meta y aumentado el tiempo respecto a sus rivales, maravilloso lo que hizo. Aunque sin duda uno de los ganadores de la etapa fue Richie Porte, quien es uno de esos corredores dotados de las mismas cualidades que los campeones pero que sin embargo la presión le juega malas pasadas, su aportación en la ayuda a Froome en la ascensión final fue clave para que el jefe de filas del Sky se alzase con la victoria. Con esa victoria el corredor abría una brecha de casi tres minutos con el segundo en la clasificación general, el norteamericano Van Garderen.

Etapa 11: Al  día siguiente llegaba una de las montañas más famosas de los Pirineos, la Col du Tourmalet, acompañada de un pegajoso calor que provocó golpes de calor en varios ciclistas como Romain Bardet. El día empezaba con el terror por lo ocurrido en el día anterior, a todos se le había visto de qué cojeaban y el Tourmalet era el peor sitio para volver a ponerlo a la vista de todos. Una estupenda escapada reducida de ciclistas que llegó hasta la meta fue lo mejor que le pudo pasar a aquellos que fueron torturados en la Pierre-Saint-Martin, pues el Sky no tenía posibilidad de victoria por la lejanía de los escapados y no puso toda la carne en el asador.

Como ya hiciese el año pasado el compañero de equipo de Contador, Rafal Majka nos mostró un maravilloso final de etapa consiguiendo la victoria donde tuvo que dar caza a Dan Martin y Serge Pauwels para erigirse como ganador. La etapa, en el grupo de los mejores, finalizó con un sorprendente ataque de Alejandro Valverde en los metros finales que arrancó dos segundos en la general y una nueva decepción para los italianos tras la nueva cesión de tiempo de Vincenzo Nibali, quien en el ascenso a la Côte de Cauteretes volvió a sentir los kilómetros en las piernas y se quedó atrás, saliendo del Top 10 de la general.

Etapa 12: Tras la machada de Froome en Saint-Martin y los miedos del Tourmalet por no empeorar más las cosas y aventajar al líder en la general aún más, llegaba la etapa reina de los Pirineos: un puerto de Segunda Categoría, dos de Primera Categoría y ascensión final a un Hor´s Categorie o Categoría de Honor.

Para empezar bien el día, llegan noticias de que en el alto final podría llover, y no fue que podría llover, es que estaba granizando. Pasar del calor del principio de la etapa al granizo del final iba a suponer un cambio de temperatura que los corredores podrían llevar mal, y claro, la carretera cuesta arriba empapada. Durante todo el día la etapa quedó liderada por una numerosa escapada donde resaltaban nombres como los de Joachim Rodríguez, Michael Kwiatkowski, Jakob Fugsland o Romain Bardet, este último parece bien recuperado del golpe de calor que recibió dos días atrás. La emoción llegaba en la ascensión final, donde la climatología no era la más adecuada para arriesgar pero que, para los que no tenían nada que perder, era ideal. Eso pensó Purito cuando en mitad de la ascensión decidió olvidarse de Fugsland y Bardet, quien lo acompañaban en la escalada, para ir a por el joven campeón del mundo Kwiatkowski. Las buenas piernas del catalán, sumado a que sus hijos y su padre le esperaban en meta y, además, soñaba con ganar esta etapa, fue más que suficiente para alcanzar al líder de la etapa a escasos kilómetros del final y coronarse como ganador bajo la lluvia y el viento de los Pirineos.

Una vez el corredor cruzó la meta, la atención estaba detrás donde los mejores iban agrupados atacándose entre ellos, dando espectáculo, pero el fuerte vendaval fue una piedra para éstos en su lucha por hacer algo importante. Corredores como Nairo, Contador o Valverde mostraron sus buenas piernas pero a sus ataques respondía el héroe de Froome en esa etapa, su gregario Geraint Thomas, que se esforzaba por responder siempre a cada ataque para que su jefe de filas no se viese perjudicado.

Etapa 13: La etapa que cerraba la segunda semana  de este Tour de Francia acaba con una etapa relajada, de media montaña entre Muret y Rodez, con pequeños puertos. El susto del día lo daría Christophe Peraud, el jefe de filas del conjunto AG2R sufrió una aparatosa caída de la que salió bastante mal parado, si ya para el francés éste estaba siendo un mal Tour de Francia, esta caída ha parecido rematar al corredor que aunque no le impidió finalizar la etapa, rodó a un ritmo más bajo que el del pelotón al final y se quedó atrás. Una escapada no muy aventajada de tiempo pareció ser donde se decidiría la etapa, pero no fue así. A escasos metros de acabar la etapa, el grupo perseguidor donde se encontraban los grande aspirantes a la general y Peter Sagan y Van Avermaet se posicionaban como únicos posibles ganadores de la etapa. El eslovaco del Tinkoff pareció tener las mejores piernas y ser por fin ganador de una etapa, tras siete segundos puestos en la ronda francesa, pero se vio que sólo estaba echando el resto y no estar tan bien como Van Avermaet que finalmente se alzó con la victoria.

Pero el Tour es tan grande que no se conforma nada más que con esto, llegan los Alpes, llegan las lágrimas y los puños de victoria.

gregGreg Van Avermaet. Fuente: www.esciclismo.com

Síguenos en @RADDeportes y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

J.A. Merat

J.A. Merat

1998. Compagino el amor a escribir con mi lucha para sacar el bachillerato. Desde Sevilla, con amor. Una noticia mal contada es un asalto a mano armada.

Mis artículos

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario