Merengues light

Sí, sí, habéis leído bien. La receta que os presentamos esta semana es apta para ser incluida en cualquier tipo de dieta ya que sus ingredientes básicos (y únicos) son la clara de huevo, que es proteína en estado puro, y el edulcorante líquido. Por tanto se trata de un dulce adecuado para diabéticos, personas en dietas de control de peso y deportistas que deseen incrementar el aporte proteico en su dieta sin añadir calorías derivadas de los azúcares, típicas de los tradicionales merengues. En cualquier caso, también ofrecemos la versión clásica para que los más golosos puedan disfrutarla sin miramientos ni contar calorías.

Ingredientes

  • 1/2 litro de claras de huevo
  • 70 ml de edulcorante líquido
  • unas gotas de zumo de limon
  • un pellizco de sal
  • colorante alimentario en gel o polvo (opcional)

Preparación

imagePara preparar un buen merengue son necesarios unos consejos básicos que deben seguirse antes de empezar, en caso contrario el resultado no será el deseado. Lo primero es que al separar las claras de las yemas debe tenerse sumo cuidado para evitar que las claras se “manchen” de yema, cualquier resto de grasa afectará al montado de las claras por lo que habrá que asegurarse de que tanto el recipiente como las varillas estén perfectamente limpios.

En segundo lugar, es mejor trabajar con claras viejas, esto significa que, por una vez, cuanto más viejos sean los huevos a emplear, mejor resultara el montado. Esto no significa que usemos huevos en mal estado, simplemente algo pasados de forma que las claras hayan perdido parte de su agua. Si no tenemos huevos viejos podemos envejecer artificialmente las claras, bien dejándolas destapadas dos días en el frigorífico o metiéndolas unos segundos al microondas, cuidando que no se cuajen. Antes de continuar con la elaboración debe aclararse cual será la proporción en caso de emplear azúcar. Esta receta se da en volumen en lugar de en número de claras ya que su cantidad puede variar si usamos huevos M o XL, así por cada 500 ml de claras deberíamos añadir 1kg de azúcar.

imageUna vez listos para empezar habrá que precalentar el horno a unos 150º C y preparar una bandeja o lámina de silicona antiadherente. Se debe trabajar con las claras a temperatura ambiente para que se desarrollen correctamente las cadenas de albumina que darán estabilidad al merengue, se añaden a las claras unas gotas de limón y la pizca de sal. Es el momento de empezar a batir y esto puede hacerse con varillas eléctricas o a mano, tanto con un tenedor como un batidor específico. En cualquier caso, la idea es introducir aire en la mezcla, en TODA la la mezcla, sin olvidar la parte inferior, poco a poco, según se va batiendo, debe añadirse el edulcorante en unas 8 a 10 veces e ir probando el punto de dulzor que deseamos darle.

imageEl punto perfecto es aquel en el que podemos dar la vuelta al recipiente sin que se caigan las claras (ver foto) este es el momento de añadir el colorante si lo deseamos. Se mezcla bien para integrar el color y homogeneizarlo y disponemos las claras a pequeños montones sobre la bandeja. También puede usarse la manga pastelera para elaborar un disco, según la finalidad a la que a vayamos a dedicar el merengue, simples piezas para picoteo o una base redonda o cuadrada para otras preparaciones. Una vez repartida la masa (esta cantidad deberá trabajarse en tandas) se mete al horno y a los dos minutos se baja la temperatura a 100º C. Así deberemos aguardar unos 45 minutos.

imagePasado este tiempo se retiran con cuidado de la bandeja y se dejan enfriar sobre una rejilla, guardándolas en un recipiente hermético sin olvidar que su mayor enemigo es la humedad ambiente.

Ya solo queda disfrutarlos así, tal cual, rellenos de alguna crema y uniéndolos de dos en dos (a modo de macarons), emplearlos como base de algún otro dulce o bañarlos de unas natillas ligeras.

Esperamos tus comentarios, dudas o sugerencias en los comentarios y si os animáis a hacer unos merengues contadnos vuestra experiencia.

Síguenos en @RADCultura y no te pierdas toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Ana Alonso

Ana Alonso

Entre los fogones y cerca de ellos desde 1981. Mirando mucho, escuchando y preguntando a aquellas de las que aprendí y sigo aprendiendo. Si algo me apasiona más que cocinar es compartir las cosas que aprendo. La cocina es como la ciencia, sin divulgación no existiría.

Mis artículos - Web

Sígueme en:
TwitterFacebook

Deja un comentario