La feliz Navidad desde Madrid

Esta será seguramente la última entrada que haga en el 2015. Por ello, y para felicitaros a todos la Navidad, seáis nuevos aquí o no, y desearos lo mejor para el 2016, he creído conveniente mostrar cómo pasamos estos días en Madrid. En España sé que nuestras tradiciones sí que son más conocidas, pero fuera la verdad es que no sé hasta qué punto se sabe lo que ocurre aquí. Así que es otro motivo para enseñarlo, acercaros a aquellos que estáis lejos de aquí a mi ciudad y que veáis por este agujero qué y dónde hacemos lo que hacemos.

Cortylandia

La calle Preciados está que se cae de gente entrando y saliendo de las tiendas, la del Arenal igual o peor, y en la Puerta del Sol no se ve el suelo ni con suerte, todo el mundo entra y sale del enorme árbol de Navidad de luces que se encuentra en su centro, pasea por delante del reloj que nos da la entrada al nuevo año y se hace fotos con la escultura de Carlos III y la del Oso y el Madroño, nuestro símbolo. Las familias con niños se acercan hasta la trasera del Corte Inglés en la calle Maestro Victoria para ver el espectáculo de Cortylandia, que año tras año sorprende a los más pequeños con un “pequeño” teatro de figuras que cantan, entre otras muchas, la canción que está en la mente de los madrileños clavada y que supone uno de nuestros puntos de partida de la Navidad. Pero el epicentro de la Navidad madrileña se encuentra en la Plaza Mayor sin duda.

IMG467Ni el hombre invisible quiere perdérselo, junto a una extraña mezcla de caricaturistas con vendedores de pitos, pistolas de pompas y bombetas, de cabras vestidas de colores relucientes (sí, así es Madrid) con Doras las Exploradoras, Spidermans y Gatos con Botas de 1’70 de altura. Y entre ellos, vendedores de uno de los dulces más tradicionales, los barquillos con chocolate, o de algo que no sé si se comerá en otro sitio, los palulús, que son palos de madera muy dulces. A los madrileños nos gusta comer, hasta cuando compramos, y si es dulce mejor.

CabraEl ruido es fuerte, es una mezcla entre los murmullos de la cantidad ingente de personas que disfrutan de la Plaza, que ya de por sí es potente, con los pitos, los villancicos, las voces de los vendedores anunciando sus mercancías y los petardos o bombetas explotando continuamente. Y aunque parezca mentira, es agradable. Cierto es que los españoles tenemos merecida fama de hablar alto y puede ser que tengamos el oído muerto, pero al margen de esto, de verdad que me gusta. Es agradable escuchar hoy en día en Madrid un murmullo de esta dimensión provocado por cosas buenas, risas, sorpresas y, en definitiva, alegría. Por cómo está el país, no es lo más habitual.

IMG469

Al margen de los vendedores ambulantes, están los de los tenderetes. Por toda la Plaza crece en estas fechas un pueblo de casitas pequeñas que se atestan de artículos navideños, figuras de belenes, disfraces, artículos de bromas, gorros de Santa, y sobre todo, y no sé de verdad el por qué, pelucas. En Madrid en estas fechas lo más normal del mundo es ver pasear a un señor que pesa 120 kilos, con un bigote más espeso que la amazonia con una preciosa cabellera rubia hasta la cintura, una cresta roja al más puro estilo punk o unas rastas gordas como culebras. Y seguramente el susodicho remate el conjunto con unas curiosas gafas que no hace falta ni que describa. La verdad es que parece un chiste, pero lo peor es que es tan cierto como que 2 + 2 son 4. De hecho, puedo demostrarlo. En la foto de abajo se puede comprobar un ejemplo.

IMG475

En Madrid hacemos más cosas en Navidad, pero aquí es donde, como ya he dicho, encontramos la esencia de la Navidad madrileña. Año tras año es el punto de referencia en el que todos los madrileños nos encontramos. Espero que de alguna manera, os haya hecho ver lo que hacemos en Madrid en Navidad, y que os lo hayáis imaginado aunque sea un poco.

IMG476  IMG474  IMG480

Muchísimas gracias a todos los que visitáis y seguís la web, no sabéis la ilusión que me hace cada día ver vuestras visitas y desde lo lejos que las hacéis. Aún es muy austera, y por eso, verle crecer poco a poco es lo que más me anima. De corazón, muchas gracias. Os deseo lo mejor para el 2016.

Síguenos en @RADCultura y toda la información en @RAD_Spain.



en Twitter


en Facebook


en Google+

Nano Fernández

Nano Fernández

Un día estudié arquitectura y me enamoró. Por desgracia, no me pasa lo mismo con el inglés. Blogger entusiasta, aunque vaguete. Expatriado a tiempo completo.

Mis artículos - Web

Sígueme en:
Twitter

Deja un comentario